Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nàstic hace sufrir al Valencia

Tras el despido de Miroslav Djukic, los locales fallan un penalti y pasan a octavos de final con un 1-0

También se clasifican para octavos Espanyol y Rayo

Parejo disputa un balón con Xisco Campos del Nàstic. Ampliar foto
Parejo disputa un balón con Xisco Campos del Nàstic. EFE

Ya no es el Valencia de Miroslav Djukic, pero los problemas siguen siendo los mismos, igual que sigue siendo mala la relación con la grada. Sin el técnico despedido en el banquillo, y con Nico Estévez, de 33 años, como entrenador provisional, el equipo de la capital del Turia eliminó 1-0 al Gimnàstic en un partido sin brillos, que además incluyó un penalti fallado por Postiga cuando ya el partido entonaba la despedida. Tras el empate sin goles de la ida, al conjunto local le bastó un tanto de Paco Alcácer para llegar a octavos, donde se enfrentará al Atlético de Madrid, pero hasta el conjunto de Segunda B le hizo sufrir rozando el gol en los últimos minutos. A falta del Athletic-Celta (sin terminar al cierre de esta edición, 1-0 para los gallegos en el partido de ida), también se clasificaron para la siguiente ronda el Espanyol (2-0 al Jaén, con tantos de Simao y Sidney tras el 2-2 de la ida) y el Rayo Vallecano (3-1 después del empate sin goles del primer encuentro).

El Rayo remontó 3-1 al Valladolid con doblete de Adrián y el Espanyol tumbó 2-0 al Jaén

Los madrileños, apagados en la Liga, donde penan en puestos de descenso tras su buen curso pasado, sufrieron un mundo para lograr el pase, porque se adelantaron los visitantes con un tanto de Javi Guerra que además valía doble en caso de empate. El embrollo lo desanudó Adrián con un doblete cerrado en el minuto 86 y celebrado con una carrera erizada de puños apretados que recordó a las celebraciones de su padre, el que fuera extremo madridista Michel. La faena la remató Alberto Bueno, otro canterano de La Fábrica, en el descuento. En consecuencia, el Valladolid, que durante largos minutos defendió como pudo su ventaja, acabó eliminado en los dieciseisavos: ya solo le queda la Liga, donde tan solo dos puntos le separan de los puestos de descenso que ocupa su contrario de anoche.

Igual que ocurrió en los encuentros de ida, fue otra jornada de estadios vacíos, conquistados por el frío de la noche y la soledad triste del cemento en las gradas. Con la decimoséptima jornada de Liga asomando en el horizonte (el viernes se disputa el Elche-Málaga), en el campo del Espanyol hasta se celebró con pancartas a los valientes que se acercaron hasta el partido.

En el del Valencia, el ambiente fue otro, mucho más caliente, lleno de reproches. Ya sin el escudo del entrenador, los futbolistas locales fueron despedidos entre silbidos y acompañados por los gritos de “¡jugadores mercenarios!”. El calendario, además, no le dará respiro al equipo, que se enfrenta a un auténtico Himalaya. El domingo (21.00, Canal+) le espera el Real Madrid con Cristiano Ronaldo y el resto de sus estrellas. En octavos de final de la Copa del Rey, el Atlético de Madrid, un equipo lanzado, colíder de la Liga y clasificado para octavos de la Champions League. Una prueba durísima para el Valencia, que se despedirá de 2013 y abrirá 2014 con dos exámenes de verdadera altura.

Así, estos son los cruces de octavos de final de la Copa del Rey, que se disputarán el 8 y el 15 de enero: Rayo Vallecano-Levante; Barcelona-Getafe; Real Sociedad-Villarreal; Almería-Racing de Santander; Alcorcón-Espanyol; Almería-Osasuna; Valencia-Atlético de Madrid; u Betis contra el ganador del Athletic-Celta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información