Muere un obrero en un estadio brasileño tras caer de una altura de 35 metros

El suceso aumenta las preocupaciones sobre la seguridad de los trabajadores a medida que avanza el ritmo de las obras

Obreros trabajan en la construcción del Arena Amazonia, en Manaus.
Obreros trabajan en la construcción del Arena Amazonia, en Manaus.M. Brandt (EFE)

El operario Marcleudo de Melo Ferreira, de 22 años, ha muerto en la madrugada de este sábado en la obra del estadio Arena Amazonia, que está siendo construido en Manaos, capital de la región Norte de Brasil, tras caer de una altura de 35 metros. El estadio debería estar listo para albergar los partidos del Mundial de fútbol de 2014.

El suceso aumenta las preocupaciones relacionadas con la seguridad de los trabajadores, a medida que se acelera el ritmo de las obras para concluirlas a tiempo, ya que el campeonato comienza dentro de siete meses.

De la obra del Arena Amazonia se encarga la constructora Andrade Gutierrez. “Reiteramos el compromiso con la seguridad de todos los trabajadores y hemos lanzado una investigación interna para averiguar las causas del accidente. Lamentamos profundamente el siniestro y ofrecemos asistencia total a la familia del obrero. En un gesto de respeto y recuerdo a él, los trabajos fueron interrumpidos este sábado”, dice la constructora.

El estadio es el más polémico de todos los que se están construyendo o reformando para el Mundial. Con una media de 800 espectadores por partido en su campeonato regional, el Estado de Amazonas no tiene tradición de este deporte. Un magistrado llegó a sugerir que el recinto, que costará 600 millones de reales (191,6 millones de euros), fuese convertido después del campeonato en un centro de distribución de presos antes de mandarlos a las correspondientes cárceles.

Uno de los partidos más importantes previstos en Manaos enfrentará a las selecciones Inglaterra e Italia el próximo 14 de junio. El entrenador de Inglaterra, Roy Hogdson, encendió la polémica al decir que prefería estar en el grupo de la muerte antes que jugar en una ciudad conocida por su clima húmedo y cálido. Al final, su selección acabó integrada en el grupo de la muerte (junto a Italia, Uruguay y Costa Rica) y jugando en la ciudad que quería evitar.

Otro accidente provocó dos muertes en el Arena Corinthians, en São Paulo el pasado 27 de noviembre. La obra está encargada a la constructora Odebrecht, que la tiene concluida al 94%. Anteriormente se habían producido otros dos accidentes en estadios en construcción: uno en junio en el Mané Garrincha de Brasilia y el otro en marzo en el Arena Amazonia.

Otra muerte a causa de un infarto

Horas más tarde se conoció que un segundo obrero murió, esta vez a causa de un infarto fulminante, en una de las obras complementarias del estadio Arena de Manaos. La Secretaría de la Región Metropolitana de Manaos indicó en un comunicado que José Antonio da Silva Nascimento, de 49 años y que trabajaba en la pavimentación del Centro de Convenciones del Amazonas (CCA), contiguo al estadio, se sintió mal y sufrió un infarto cuando se refugió en un camión. Los compañeros de Da Silva Nascimento relataron a periodistas que el operario alegó que sentía mucho calor y cuando entró en la cabina de un camión para accionar el aire acondicionado del vehículo sufrió la parada cardíaca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS