Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En la NBA, el respeto de todos se gana con un contrato”

Calderón entra a canasta ante Schroeder, de los Hawks. Ampliar foto
Calderón entra a canasta ante Schroeder, de los Hawks. EFE

José Manuel Calderón, después de siete años y medio en Toronto y un par de meses en Detroit, se estrena la próxima madrugada con la camiseta de Dallas Mavericks, ante Atlanta. El base extremeño, de 32 años, firmó en julio un contrato por cuatro años y un total de 29 millones de dólares, 21 millones de euros.

Pregunta. Con la selección jugó muchos minutos en la posición de escolta y, a veces, llevó el peso anotador. ¿Se ve actuando también así en la NBA?

Respuesta. Yo aquí soy base, lo tienen claro. Y es donde me encuentro más cómodo. Compartiré minutos con Devin Harris, cuando vuelva tras la operación. Monta Ellis también puede jugar en esa posición, pero no creo que lo haga mucho ni durante muchos minutos. Cuento con compañeros para involucrar a todos y dar muchas asistencias y también voy a tener la oportunidad de anotar mucho en bastantes partidos.

P. Podrían jugar con dos bases a la vez.

R. Sí, es posible. En definitiva, Monta Ellis es un jugador pequeño. Y hay muchos equipos que juegan así en momentos específicos. Oklahoma, por ejemplo, tiene a Westbrook, que es un base, pero puede jugar en otra posición para intentar descansar y no tener que subir el balón todo el rato… En fin, lo que persiguen es que el all star de turno pueda descansar un poco actuando en otra posición.

Querían verme junto a Pau, pero no tenía sentido unos Lakers con Nash y Calderón

P. ¿Hasta qué punto pudo elegir equipo?

R. La oferta de Dallas no se podía rechazar. Juntaba un poco todo lo que yo iba buscando, la duración, de cuatro años; económicamente estaba muy bien, iba a una ciudad en la que hacía menos frío, a una franquicia muy buena, la última que ganó el anillo desde que empezó la racha de Miami, a un buen equipo, con un propietario ambicioso y en el que está Nowitzki. Era un conjunto de cosas que iba buscando.

P. ¿Habló antes con Cuban y Nowitzki?

R. De hecho Mark me mandó un “bienvenido a Dallas” antes de que mis agentes me comunicaran que estaba hecho. Me dije: “¿qué está pasando aquí?”. Justo entonces me llamaron para decirme que estaba hecho. Dirk me había enviado un mensaje un par de días antes para decirme: “¡Vente, va! ¡Firma por nosotros!”.

P. ¿Tuvo otras ofertas?

R. Fui a Sacramento y me hicieron otras ofertas. Detroit siempre estuvo ahí. Houston era más difícil porque me querían pero estaba el tema de Jeremy Lin, los sign and trade (firma y traspaso) y esas cosas… Pero cuando aparece Dallas… era lo más.

P. ¿Y los Lakers?

R. Los Lakers, nunca. Aparte de que era complicado, tienen un jugador que es muy parecido a mí. La gente hablaba mucho de los Lakers, pero no tenía sentido tener a Nash y a Calderón en el mismo equipo. La gente quería verme junto a Pau. Y los Lakers son un gran equipo. Pero realmente no encajaba porque tienen un base más o menos con el mismo estilo de juego que yo.

Los números

Desde que llegase a los Raptors en la temporada 2005-06, José Calderón ha promediado 10,1 puntos por partido, 2,5 rebotes y 7,2 asistencias en la NBA. El base extremeño estuvo siete años y medio en la franquicia de Toronto; dos meses en Detroit y ahora defiende a los Mavericks.

P. Dallas ganó el título en 2011 pero en la última temporada no estuvo en los playoffs por primera vez desde 2000.

R. Quedaron los décimos debido a los 30 y tantos partidos que Nowitzki no pudo jugar. Sufrieron bastantes lesiones y en el puesto de base no consiguieron tener a nadie consistente. Estaba Collison, luego otros como Mark James… También es verdad que era un año de transición, y ellos así lo dijeron. Porque querían que todos los contratos fueran de un año para poder fichar a Howard. A Dirk [Nowitzki] le dijeron: “Opérate. Todos tendrán un contrato de un año, nos da igual lo que pase”. De hecho, cuando yo firmé solo había tres jugadores en la plantilla porque habían hecho todo el hueco posible para intentar firmar a Howard.

P. Hubo quien criticó su fichaje. Ante esas críticas, Mark Cuban alabó sus cualidades como organizador de juego y base, que le servirá de gran apoyo a Nowitzki.

R. Es imposible gustar a todo el mundo. Cuanto menos caso hagas de esas cosas, mejor te va. Para unos serás el mejor de la historia y les encanta cómo juegas; y para otros, no vales para nada o haces esto o lo otro mal. Eso siempre va a ser así. Por supuesto que es bueno que el dueño de la franquicia salga a defenderte. Pero no hace falta. Al final, el respeto que te ganas allí se demuestra por el hecho de que un equipo como Dallas te dé un contrato de cuatro años y económicamente de esos niveles. Es algo que te hacer ser respetado por todos los jugadores y los entrenadores. Es lo que yo siento cuando juego. En definitiva, eso es lo que vale.

A Nowitzki no lo puedes borrar. Tiene ganas de dar un golpe en la mesa

P. El equipo es muy veterano.

R. Hay una mezcla buena. Podemos jugar bien, ser muy buen equipo. Tenemos las piezas para serlo. Eso es importante: Dirk, a Marion, a Carter... Pero luego necesitas a Ellis, a Ellington, a gente joven también. Podemos hacer un conjunto un poco tipo San Antonio. Creo que podremos estar luchando en los playoffs y dar guerra. Igual no tienes…

P. ¿Un pívot que sea una figura?

R. Teniendo a Nowitzki, igual no hace falta. Dalembert nos va a dar lo que necesitamos: tapones, rebotes, es algo que él siempre ha hecho bien. Y sabes que le vas a dar balones doblados y no va a cometer errores. Es un buen fichaje, sabiendo que está Nowitzki.

P. En Dallas, todo el juego gira en torno a Nowitzki.

R. Sí, además tiene muchas ganas porque el año pasado, después de su lesión, no pudo estar al 100%. Él mismo lo ha dicho. Va a ser muy interesante. Mucha gente lo borró de entre los mejores antes de tiempo. Forma parte de ese tipo de jugadores a los que no puedes borrar alegremente, sin más, porque es de los mejores de la historia. Y al final, que los borren de los mejores no hace sino estimularles y que tengan más ganas aún de dar un golpe en la mesa y decir: “A ver, ¿de quién hablaban?”. En ese sentido, tiene mucha ilusión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información