Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pareja del Liverpool y el bebé del United

Suárez y Sturridge lideran el ataque de unos ‘reds’ que se mantienen en lo alto

Los dos goles de Januzaj, de 18 años, salvaron a los de Moyes ante el colista

Luis Suárez celebra un gol con Sturridge. Ampliar foto
Luis Suárez celebra un gol con Sturridge. AFP

La Premier League ha vivido este fin de semana el feliz nacimiento de una pareja y de un bebé. La pareja la forman Luis Suárez y David Sturridge en el Liverpool. El bebé es Adnan Januzaj, el nuevo niño prodigio del Manchester United.

Januzaj llegó al mundo del fútbol el sábado por la tarde en el Estadio de la Luz, en Sunderland. Al nacer tenía 18 años y ocho meses, metro ochenta de estatura y 75 kilos de peso, además de traer dos goles bajo el brazo. Los dos goles con los que el Manchester United remontó el partido en casa del colista.

Adnan, que ya había llamado la atención en pretemporada, jugó el sábado su primer partido como titular en la Liga y lo saldó con una tarjeta amarilla por tirarse a la piscina, dos goles espectaculares y el galardón de mejor jugador del encuentro. Un balance bastante aceptable para un bebé que apenas ha empezado a jugar junto a curtidos futbolistas como Van Persie y Rooney.

Aunque para el público en general este chico nació el sábado, hay ya varias selecciones interesadas en él. Puede jugar con Bélgica porque nació en Bruselas y por Albania, Kosovo, Turquía y Serbia debido a sus orígenes familiares. Impresionado por los dos goles que había marcado horas antes, el seleccionador inglés Roy Hodgson expresó también la noche del sábado su interés por contar con él. El chaval, de momento, ha rechazado varias convocatorias de Bélgica y parece inclinarse por Albania, según la prensa albanesa.

Quienes le han seguido desde que llegó al United en 2011 dicen que recuerda al Cruyff joven, tiene la elegancia de Brian Laudrup y se siente a gusto en la posición de Luis Suárez.

Suárez, en todo caso, parece muy a gusto en su propia posición después de varios meses de calvario. En la pasada primavera, la estrella uruguaya del Liverpool fue suspendido por 10 partidos de Liga por morder al defensa del Chelsea Ivanovic. Un castigo que podría considerarse lógico si no fuera porque en 2006 ocurrió un incidente semejante cuando Defoe, ariete del Tottenham y de la selección de Inglaterra, mordió a Mascherano, entonces en el West Ham. Defoe nunca fue suspendido ni se publicaron cientos de artículos comparándole con el diablo.

Januzaj celebra uno de los goles al Sunderland. ampliar foto
Januzaj celebra uno de los goles al Sunderland. AP

Suárez pasó un verano rebelde: intentó en vano que el Liverpool le traspasara al Arsenal, que nunca pareció pujar en serio por él. Con la llegada del otoño, ha encontrado a la pareja ideal en su compañero Sturridge. El sábado saltó a Anfield con su bebé de ocho días y su hijo mayor, exudando felicidad. El domingo anterior había jugado su primer partido de Liga desde el incidente con Ivanovic y marcó dos goles. El sábado volvió a marcar en casa ante el Crystal Palace. Dos partidos, tres goles y entendimiento perfecto con Sturridge, un internacional inglés que ha dado tumbos por medio país hasta que en enero pasado llegó a Anfield.

Ahora, la prensa inglesa les compara a SAS, o S and S, Shearer y Sutton, la pareja que hizo campeón al Blackburn Rovers en 1995. Hace poco más de una semana, Suárez aún era el hombre “que ha manchado la reputación del Liverpool”. Hoy vuelve a ser un héroe y su equipo se fue el sábado a la cama liderando la Premier. Quizás en enero, si sigue los consejos de su compatriota Cavani y se va al Real Madrid, Luis Suárez vuelva a ser un villano…

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.