Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Volvo Ocean Race se hace a la mar

El primero de los barcos que competirá en la regata será puesto en el agua por primera vez esta semana

El proceso de construcción del barco. Ampliar foto
El proceso de construcción del barco.

La Vuelta al Mundo a vela, que celebra su 40º aniversario, estrena barco. Una de las grandes novedades de la próxima edición es ya una realidad, el nuevo monocasco de diseño único, el Volvo Ocean 65, de 20 metros de eslora.

Por primera vez en los 40 años de historia de la Whitbread, actualmente denominada Volvo Ocean Race, el nuevo barco one design permitirá que todos los equipos dispongan de una embarcación prácticamente igual al resto. Tras el acuerdo firmado hace un año por la organización de la regata y un consorcio de cuatro astilleros europeos que garantizaba la construcción de un mínimo de ocho unidades, el primero de estos barcos será puesto en el agua por primera vez esta semana para realizar las pruebas de esfuerzo, estabilidad y navegabilidad.

El nuevo Volvo Ocean 65 competirá en las próximas dos ediciones de la regata. La primera de ellas se disputará en 2014-15, y comenzará el 4 de octubre en Alicante. El estreno de la clase one design en 2014-15 supondrá que la Volvo Ocean Race sea más competitiva y más difícil de ganar que anteriores ediciones. Una competición mucho más igualada.

El nuevo diseño

El nuevo barco one design es un monocasco de 65 pies de eslora (20 metros de eslora y 5,6 de manga), de más de 11 toneladas de peso, diseñado por la firma estadounidense Farr Yacht Design. Una embarcación de alto rendimiento y con la última tecnología. Entre 60 y 70 personas participan en el proceso de construcción, en un equipo dividido entre cuatro astilleros europeos: el casco se fabrica en Persico, Italia; la cubierta en Multiplast, Francia; la estructura en Decisión, Suiza; y el ensamblaje en Green Marine, Reino Unido.

El barco de diseño único implica un ahorro considerable de costes y ofrece más seguridad. El coste final de un barco “listo para navegar”, incluyendo el inventario de velas tanto para el período de preparación como para la regata completa, rondará los 4,5 millones de euros. El Team SCA, el primer equipo íntegramente femenino que participará en la Volvo Ocean Race desde hace 12 años, será también el primero en recibir el nuevo monocasco.

Para el australiano Nick Bice, director de The Boatyard, el Centro de Mantenimiento de Barcos de la Volvo Ocean Race, que ofrecerá el servicio de mantenimiento en todos los puertos de escala para asegurar que cada equipo compita en las mismas condiciones, y tenga acceso a las mismas reparaciones y a un servicio compartido de piezas, este es un proyecto pionero en el sector: “Es un gran reto, dada la complejidad de los barcos, y las dimensiones del proyecto”. El Volvo 65 está diseñado para navegar en condiciones extremas y por ello la seguridad es uno de los aspectos más importantes del nuevo barco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.