Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosell: “No tengo nada que esconder”

El presidente del Barcelona responde a las acusaciones de la prensa de Brasil, que asegura que desvió dinero de amistosos a una empresa a su nombre

Sandro Rosell, en junio pasado.
Sandro Rosell, en junio pasado. REUTERS

Sandro Rosell, presidente del Barcelona, ha afirmado que no tiene “ningún procedimiento” judicial abierto “en ningún lugar del mundo” y por tanto puede viajar a Brasil “cuando quiera”. El mandatario se ha defendido en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio de las informaciones publicadas por el diario Estadão en las que se asegura que parte del dinero recaudado por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) con la disputa de 24 amistosos de la selección —unos ocho millones en total— acabó desviado a una empresa registrada en Estados Unidos a nombre de Rosell. El presidente barcelonista ya fue denunciado en marzo por la fiscalía de Brasil por una supuesta falsificación de documentos y por beneficiarse presuntamente de un contrato sin licitación para organizar un amistoso Brasil-Portugal.

“No tengo nada que esconder”, reiteró Rosell. “Me gustaría saber de qué se me acusa porque no he recibido ninguna citación de ningún juzgado. Quien quiera que me denuncie por las cosas que dice que he hecho y lo aclararemos en un juzgado”. Y matizó. “Hice una propuesta a la CBF por la que aumentaban sus ingresos por los partidos. Nos pidieron el 50% del dinero por adelantado y para conseguir el dinero negocié con una empresa árabe. No son comisiones sino mis honorarios por el trabajo que he hecho pública y notoriamente toda mi vida”.

Quien quiera que me denuncie por las cosas que dice que he hecho y lo aclararemos en un juzgado

Rosell es amigo de Ricardo Teixeira, quien renunció a la presidencia de la CBF y al comité organizador del Mundial del 2014, después ser acusado de corrupción. Teixeira, que vive en Miami, pidió la residencia pasiva en Andorra a través de personas vinculadas con Rosell. “Tengo desde hace 25 años una gestoría en Andorra y me consultó al respecto”, afirmó el presidente azulgrana. “¿Cual es el problema? Se ha quedado en Estados Unidos”.

Rosell, que se quejó por recibir “anónimos”, ser víctima de “chantaje” y estar vigilado “por detectives”, precisó que “nunca” ha hecho “de intermediario ni de asesor de jugadores” ni ha “obtenido comisiones por un traspaso”. “Tardé un año en verder mi empresa [vinculada con eventos deportivos], y todavía quedan algunos pagos diferidos”, remachó.

El presidente del Barça respondió por otra parte a diferentes cuestiones deportivas. Así, confirmó que propuso a Martino como posible sustituto de Vilanova: “Puse el nombre sobre la mesa, pero el trabajo es de Zubizarreta, quien tuvo tres nombres para elegir [Martino, Luis Enrique y Villas-Boas]”. Rosell aseguró que el Atlético fue el único club que en verano se interesó por Villa: “Con el salario que tiene vale dos millones, pues salario y traspaso son vasos comunicantes”. Y, sobre el traspaso de Neymar, terció: “El precio es de 57 millones, además de un amistoso y los derechos sobre unos jugadores. Al Madrid le suponía más de 100 millones porque tenía que poner de salida 40 millones sobre la mesa”.

La defensa de Messi, por su parte, ha pedido al juzgado de Gavá aplazar las declaraciones del jugador y de su padre, imputados por un presunto delito fiscal. La petición se fundamenta en que el abogado Cristóbal Martell tiene señalada en la misma fecha del 17 de septiembre un juicio oral.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información