España coge carrerilla

Los de Orenga, liderados por Sergio Rodríguez, vencen a Francia (85-76) y siguen invictos en la preparación

Sergio Rodríguez, defendido por Heurtel.
Sergio Rodríguez, defendido por Heurtel.Alberto Martín / EFE

España se medía a su enemigo más íntimo en un significativo test de afinación. Lo resolvió con tanto sudor como destreza derrotando a Francia gracias a la vertiginosa dirección de sus bases y las prestaciones de su perímetro. Los de Vincent Collet medían el punto de cocción del guiso de Orenga en el quinto de sus ocho encuentros de preparación para el Eurobasket y la victoria les deja, junto a Lituania, como el único conjunto invicto rumbo a Eslovenia. A pesar de la consabida colección de bajas ilustres (a las que se sumaron las de Parker y Petro, reservados por precaución), ambos equipos presumieron de caché y de un fondo de armario repleto de NBA como para volver a citarse en la cima en el campeonato que arranca el 4 de septiembre.

En su cita más exigente hasta la fecha, España presentó un quinteto inicial con tres bajitos para agitar la coctelera (Ricky, Calderón y Llull), Claver como cuatro y Marc Gasol como tótem. Pero, inopinadamente, la puesta en escena francesa superó a los de Orenga en ritmo, intensidad y acierto. Con un 1 de 5 en tiros de dos y sin explorar las bondades del perímetro, Marc se quedó como único sustento anotador español en los primeros minutos y Francia selló un efervescente 7-16 de salida. Agarrado a su dominio en el rebote y al acierto de Batum y Gelabale, el cuadro francés se puso gallito mientras los locales buscaban las instrucciones del encuentro.

Cuestión de tempo. Fue la batuta de Sergio Rodríguez la que desató las transiciones españolas. Con un acopio de genialidad y vértigo, El Chacho lideró un parcial de 14-2 que revertió la situación en un santiamén (21-18, m. 11) con la complicidad anotadora de Rudy y sobre todo de San Emeterio. Dos triples consecutivos del jugador del Baskonia y uno más de Mumbrú redondearon los mejores minutos de España en el segundo acto que, sin embargo, no le bastaron para hacerse con el dominio.

ESPAÑA, 85 FRANCIA, 76

PARCIALES: 18-18 16-15 27-26 24-17

España: Calderón (5), Rubio (8), Llull (12), Claver (-), Gasol (12) —cinco inicial—; Rodríguez (12), Fernández (13), Mumbrú (5), San Emeterio (10), Aguilar (-) y Rey (8).

Francia: Heurtel (9), Batum (17), Gelabale (16), Diaw (4), Lauvergne (4) —cinco inicial—; De Colo (13), Diot (3), Kahudi (2), Pietrus (5) y Ajinca (3).

Árbitros: Hierrezuelo, García y Fernández. Sin eliminados.

12.500 espectadores en el Palacio de los Deportes.

Diaw y Ajinca se cargaron con tres faltas personales y la apuesta francesa quedó focalizada, en ausencia de Parker, en manos de Batum. Pero con los puntos del alero de Portland y los rebotes de Lauvergne, Francia se afianzó de nuevo en el partido a pesar de los réditos que le dio a España una agresiva defensa en zona en el tramo final del segundo cuarto. Un parcial de 3-10 tras el descanso volvió a lanzar a los de Collet (37-43, m. 23), pero entonces Ricky Rubio se puso el traje de fiesta.

El base de los Timberwolves tomó el relevo del Sergio Rodríguez, pidió pista y despertó a los de Orenga. Intenso y genial, lubricó el ataque español en un vibrante intercambio de carreras. Llull encontró el interruptor desde el 6,75 con dos triples consecutivos que equilibraron la contienda (57-57, m. 29) y el partido quedó abocado a un final trepidante. Batum, Gelabale y De Colo sostuvieron a los suyos, pero España lució repertorio y su temible perímetro, encabezado por Rudy, con 13 puntos y con cinco jugadores por encima de los 10 puntos. El partido lo resolvió la lucidez del Chacho, que en estos días prolonga el estado de gracia que lució la temporada pasada con el Madrid. El canario anotó 10 de sus 12 puntos en el último cuarto y tumbó la resistencia francesa. El amistoso tendrá continuidad el lunes en Montpellier.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50