Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

100 millones menos en salarios de futbolistas

La crisis y las nuevas normas de control económico fuerzan a los clubes a adelgazar

los sueldos

El CSD espera que los fondos de inversión aporten otros 100 millones al sector

El secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal.
El secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal. DIARIO AS

Los clubes españoles gastarán la próxima temporada 650 millones de euros en salarios, 100 millones menos que la anterior, según los presupuestos que han presentado los clubes al Consejo Superior de Deporte (CSD). Este ahorro es el resultado de la mala situación económica que vive la mayoría de los equipos —Barcelona y Real Madrid juegan otra liga económica— y de las nuevas normas de control económico, que obligan a equilibrar gastos e ingresos bajo amenaza de no inscribir nuevos fichajes, y es una buena noticia para un sector lastrado desde hace años por las deudas, que el Gobierno pretende reducir un 25% (1.000 millones de euros) hasta 2016.

El fútbol está cambiando, asegura el secretario de Estado, Miguel Cardenal, que hizo ayer balance de la situación en el Congreso de los Diputados, cinco meses después de que se endurecieran las normas financieras que deben cumplir los 42 clubes de Primera y Segunda División. Sigue perdiendo dinero (225 millones de euros la última temporada) y el endeudamiento es casi insoportable (4.115 millones a principios de enero). Pero la tendencia parece haber empezado a variar. Los clubes están reduciendo su deuda con Hacienda —80 millones de euros entre marzo de 2012 y el mismo mes de este año, aseguró Cardenal— y en general ya no gastan de manera tan alegre como lo hacía en el pasado. En parte porque no pueden y en parte porque no les dejan, pues es la comisión formada por técnicos del CSD y de la Liga de Fútbol Profesional, que se ha reunido 85 veces y por la que han pasado más de una vez todos los clubes profesionales, quien determina el umbral de gasto en fichajes que puede realizar cada club en función de una previsión de ingresos realistas.

Tal vez por eso, aunque el número de traspasos se ha reducido de forma significativa, muchos clubes, y no solo los modestos, han optado por vender jugadores para equilibrar sus presupuestos. Ahí están los casos del Málaga y el Sevilla este año o el Valencia en temporadas pasadas. Otro rasgo novedoso es que el fútbol español se ha convertido en un mercado exportador de jugadores.

Además del ahorro de los clubes en plantilla (que incluye amortizaciones), el CSD espera que los clubes ingresen por ventas de jugadores otros 100 millones de euros y que los fondos de inversión, que ya controlan al menos medio centenar de jugadores de la Liga española, supongan una inyección extra de financiación de 100 millones más el año que viene.

El problema del fútbol español, sin embargo, no es tanto de ingresos como de deuda, que crece de forma sostenida desde 1999 y solo ahora empieza a reducirse. Cardenal espera que lo haga “al menos” en 150 millones esta temporada.

Hay otras señales positivas. Cada vez son más extrañas algunas situaciones aberrantes que han sido comunes los últimos años: desde aquella Liga de 95/96 que jugaron 22 equipos porque nadie se atrevió a descender al Celta y al Sevilla hasta la ristra de más de 20 clubes que se han declarado en concurso de acreedores para sortear las deudas pasando por los impagos generalizados. Esta temporada la LFP ha descendido al Guadalajara por irregularidades en su ampliación de capital, el Mirandés busca aún el dinero para cumplir los requisitos de Segunda y clubes como el Badajoz, Palencia o Salamanca han desaparecido por problemas económicos. “Si queremos que vengan inversores extranjeros necesitamos que el sector ofrezca seguridad jurídica”, concluyó Cardenal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.