GOLPE DE FONDO
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La bola pesada de Rafa

Ferrer devuelve una bola a Nadal
Ferrer devuelve una bola a Nadalclive brunskill (Getty)

Llegaban a la final un David Ferrer con una trayectoria intachable, sin haber cedido un set en todo el torneo, y un Nadal de menos a más. Y fue el mallorquín el que desarboló a su rival con bolas profundas y llenas de potencia. A David el clima no le ayudó. Esa humedad, la lluvia, el clima pesado, han impedido que los dos tenistas jugaran en condiciones normales, pero a quien más ha afectado esa circunstancia es a Ferrer. Rafa es un jugador más potente, le cuesta menos que al alicantino mover la bola cuando viene pesada. Y de ahí obtuvo una importante ventaja. Con humedad, la bola no bota tanto, pierde spin, y eso ha perjudicado más a David aunque él jugando sea un martillo que nunca se rinde. Con la pista lenta, a David le falta potencia, mientras que Rafa es una fuerza de la naturaleza que llega a todas las bolas, incluso en las condiciones más difíciles. Además, Ferrer fue durante todo el partido a remolque, sin darse una posibilidad de ir en ningún momento por delante, y eso al final acaba pesando muchísimo porque notas que, pese a estar jugando bien, no logras lo que quieres.

Nadal es más potente, le cuesta menos mover la pelota cuando viene lenta por la lluvia

Mentalmente, puede también que a David le afectara plantarse en su primera final de un torneo grande, mientras que Rafa tiene muchísima experiencia. Empezar bien era muy importante para Ferrer y no pudo conseguir ese punto de partida que necesitaba. Tampoco tuvo su mejor día, y no sacó lo bien que precisaba para hacer frente a Nadal. De todos modos, no podemos hacer ningún borrón sobre el campeonato que ha hecho David. Solo hay que tener en cuenta quién estaba delante. Yo en mi primera final tuve delante a Pete Sampras y Ferrer se ha encontrado con Nadal. Así de simple.

En cuanto a Rafa, es asombroso lo que ha conseguido. Hace pocos meses parecía un poco desanimado. No pudo competir en Australia y las primeras semanas de su regreso no fueron como él esperaba. Puede que los resultados fueran buenos, pero no del todo sus sensaciones. También recuerdo cuando yo volví después de seis meses de lesión y estuve un año con dolores. Tardas mucho en volver al máximo nivel, tanto física como mentalmente. Rafa es además impaciente, quiere estar siempre al máximo, y le ha tocado esperar para conseguirlo.

Ferrer, cada año que pasa es mejor jugador, y siempre siendo igual de sólido en su juego

Bravo en resumen para Ferrer, que con mucho esfuerzo va consiguiendo sus objetivos. Ha logrado ganar un Masters 1000, y ahora ha dado otro paso al llegar a la final de un grande. Su caso es fascinante. Cada año que pasa es mejor jugador, y siempre siendo igual de sólido en su juego.

Después de un gran Roland Garros, llegará el turno de que los mejores vuelvan a medir sus fuerzas en Wimbledon. Volverá a jugar Andy Murray, que en hierba siempre es uno de los favoritos, y Federer, pese a no estar esta vez entre los mejores, siempre es peligroso allí. Tendremos que esperar a ver qué sucede con el sorteo. Pese a que ahora Ferrer está por delante de Nadal en la clasificación mundial, creo que Rafa será cabeza de serie antes que él. Tsonga y Berdych pueden ser las sorpresas porque la hierba es propicia para su juego. Ferrer debe confirmar en Wimbledon todo lo bueno que ha mostrado en Roland Garros y subir otro peldaño en su progresión. Sobre Rafa, nunca deja de sorprendernos. Es capaz de todo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS