Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

57 millones y pocos detalles

El Barcelona apela a una cláusula de confidencialidad para no desglosar las cifras del fichaje

Sandro Rosell, presidente del Barcelona, junto al brasileño Neymar.
Sandro Rosell, presidente del Barcelona, junto al brasileño Neymar. REUTERS

Sandro Rosell cuestionó muchas de las gestiones económicas de la anterior directiva del Barcelona presidida por Joan Laporta y levantó tantas alfombras como se encontró por el camino cuando accedió al despacho del Camp Nou. Así que en el Auditórium 1899 del FC Barcelona, durante la presentación de Neymar, al vicepresidente deportivo, Josep María Bartomeu, se le pidieron de forma reiterada los pormenores de una operación que, de acuerdo a las cifras oficiales, es la segunda más cuantiosa en la historia del club tras la de Ibrahimovic. Dio pocos: “Nos cuesta 57 millones, más de los 40 que teníamos pensado cuando decidimos su contratación, por la intromisión de clubes que han encarecido el traspaso”. “Se reparten entre cuatro empresas, —DIS, TEISA, N&N y el Santos— pero sin intermediarios, sin agentes, como siempre lo hemos hecho”. ¿En qué porcentajes? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? No hubo muchas más respuestas de Bartomeu. Concretó, eso sí, que se han adelantado 10 millones y el resto se abonará en los próximos tres años.

“Se reparten entre cuatro empresas y no lo podemos explicar”, declaró el vicepresidente deportivo azulgrana, quien como manda la tradición se encargó de presidir el acto. El presidente Rosell no compareció en la sala. Ya se fotografió antes con Neymar.

De acuerdo a otras fuentes próximas a la negociación, el montante de la operación podría superar los 60 millones: 32 millones irían a para a las arcas del Santos, con el que se ha pactado además la celebración de dos amistosos, valorados en lo que se recaude por taquilla, uno en suelo brasileño y el otro en el Camp Nou, probablemente en el próximo Gamper. Además, el Santos se aseguraría ocho millones más en concepto de los derechos por dos jugadores de su fútbol base. Y, finalmente, el padre del futbolista habría percibido 20 millones de euros en concepto de comisiones. El sueldo del delantero sería de unos nueve millones netos al año (siete más dos de variables, en función de títulos y de porcentaje por partidos jugados). Todas las partes coincidieron en que “la oferta del Barça no era la más alta”.

Neymar, que tiene un impacto de 6.909.690 personas en Twitter (casi un millón más que Piqué e Iniesta, los que más aglutinan en su nuevo equipo) y 9,5 millones en Facebook, muy lejos, eso sí, de los 45 de Messi, se garantiza el 100% de los derechos de imagen. El delantero firmó ayer mismo un nuevo contrato de imagen para Europa con la empresa Doyen Group hasta 2017, un fondo de inversión privado.

Actualmente, Neymar tiene acuerdos comerciales con 14 empresas: Banco Santander, Nike, Panasonic, Unilever, Claro, Red Bull, Lupo, Tenys Pé Baruel, AmBev, Bateris Heliar, Volkswagen, Guaraná, GSK y Mentos. El Barça pretende ofrecer al jugador acuerdos de patrocinio que sean compatibles, como ya pasó por ejemplo con Ronaldinho.

Bartomeu explicó varias veces durante el acto de presentación que el Barça no han pagado comisiones, ni siquiera a André Cury, al que presentó como “un empleado del club que hace un trabajo muy interesante en toda Sudamérica desde el año 2011”, aunque hasta la fecha se le tenía por un mero intermediario. Cury pasa por ser el hombre de confianza de Rosell en Brasil y sus negociaciones con los distintos implicados han sido decisivas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información