Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Quiere jugar con Guardiola y no podemos reprochárselo”

Klopp insta a pensar solo en el Madrid: “Los que no puedan reprimir la pena [por la marcha de Götze] que den su entrada a otra persona”

Götze a la salida del entrenamiento. Ampliar foto
Götze a la salida del entrenamiento.

“¡Mierda!”, gritó el viandante al oír la pregunta del reportero que le seguía con su cámara por la plaza central de Dortmund, esta mañana, bajo un cielo plomizo. “¡Mierdaaaa…!”. La noticia de que Mario Götze, la gran estrella local, había fichado por el Bayern sacudió a la pequeña ciudad del Ruhr en el peor día posible. Justo en vísperas de la disputa de la semifinal de la Liga de Campeones ante el Madrid, en el Westfalenstadion. La conmoción social fue inmediata. Una crisis de consecuencias impredecibles que estalló en las manos de Jürgen Klopp, el entrenador del Borussia Dortmund, sin apenas tiempo para trazar una estrategia a un día del partido más importante de su carrera.

La conferencia de prensa de Klopp, prevista para hablar del duelo con el Madrid, se convirtió en un interrogatorio sobre el caso Götze. El técnico alemán hizo un esfuerzo por guardar la compostura. Convulso por dentro, apretó los dientes y se mostró sonriente. Ante la incertidumbre echó mano de la ironía y el sentido del humor para salvar una situación dramática. Si la crisis le situaba como víctima, Klopp evitó por todos los medios el victimismo.

“He tenido la oportunidad de conversar con Mario”, dijo el técnico. “Sé que este es un tema de sumo interés. Pero este no es el momento adecuado para darle tanta importancia. Mañana tenemos un partido de mucho interés para nosotros. Hemos luchado mucho para llegar aquí. No es justo para el club, ni para el equipo, ni para los chicos que han peleado tanto para estar en esta instancia. De todas maneras, Götze me ha dicho que sí, que él es el jugador que Pep Guardiola desea. Sí: Guardiola ha solicitado a este jugador y yo puedo intentar convencerlo de que aquí también jugaremos al ‘tiki-taka’. Pero no es el caso. Él quiere aprovechar esta oportunidad en este momento de su carrera. Quiere jugar con un entrenador de tanto renombre como Guardiola y no le podemos hacer ningún reproche. Porque él sabe que el Dortmund es un club especial, un club que le merece mucho agradecimiento, un club que le ha brindado muchísimas cosas. Él lo sabe pero hay que reconocer que él ha aceptado un reto”.

Siempre decimos que el Borussia es un club especial. Ahora es el momento de demostrarlo

Klopp hizo una pausa y apeló a la unidad: “Quiero pedirle a los aficionados que por favor mañana nos brinden absolutamente su apoyo. Los que estén afectados por esta decisión que dejen de lado ese dolor que sienten, esa pena y esa desilusión, y que vengan al campo y nos brinden su apoyo. Los que no puedan dejar la desilusión de lado que den su entrada a otra persona, que cedan paso a quienes puedan reprimir esa pena para apoyarnos mañana. Siempre decimos que el Dortmund es un club especial. Ahora es el momento de demostrarlo. Mañana tenemos un partido que afrontar que significa muchísimo para nosotros y espero que nuestros aficionados nos apoyen de la manera adecuada”.

Los aficionados del Borussia no ven a su equipo en unas semifinales de la Liga de Campeones desde 1998. La noticia del ‘Bild’, que publicó en su portada que Mario Götze, la gran estrella del equipo, había sido traspasado al Bayern por 37 millones de euros, desató la desesperanza antes de la fiesta. En el entorno del Dortmund se especulaba con que la información fue filtrada por orden de Uli Hoeness, el presidente del Bayern, para desviar la atención cuando arrecian las críticas contra su persona. Ayer se descubrió que la justicia alemana le investiga por evasión fiscal. Hasta el portavoz de Angela Merkel manifestó la decepción que sentía la canciller tras conocer el escándalo.

Ahora seremos más fuertes que nunca. Más que nunca deseamos ganar y jugar bien este partido

Klopp intentó mostrarse optimista: “Habría sido peor que esto estalle una hora antes del partido. Pero en una escala de gravedad del uno al diez esto está en el nueve. Ha habido mejores momentos para dar esta noticia pero todos creo que sabemos cuál es el motivo por el cual la noticia ha sido publicada ahora. Yo me enteré ayer a las diez de la noche que el ‘Bild’ iba a publicar esto, pero conocíamos la información [que Götze había sido traspasado] desde el jueves siguiente a la eliminatoria con el Málaga, después de que celebráramos el pase a las semifinales. No es una noticia que anheláramos. El presidente Hans-Joachim Watzke está muy desilusionado. Pero el motivo por el cual nos encontramos así es porque Mario Götze es un jugador excepcional. Un jugador fundamental en nuestro equipo. Pero esa es la situación. Las cosas han sucedido así. Lo único que quiero decir a toda la gente que esté desilusionada es que nosotros el año pasado compramos a Reus por 17 millones de euros cuando estaba contratado por el Borussia Mönchengladbach, haciendo partidos fantásticos y ayudándolos a colocarse cuartos en la Bundesliga. Así funciona este negocio”.

Un periodista alemán formuló entonces una cuestión: “Señor Klopp, quisiera saber cómo ha reaccionado el equipo a esta noticia y cómo va a reaccionar usted para motivar a los jugadores. Le agradecería que no dijese tópicos como que ‘los muchachos son profesionales’”.

No creo que el Bayern, como institución, tenga intención de perjudicarnos

“Le agradezco su comentario”, dijo Klopp, por primera vez con gesto sombrío. “Lo veo aquí por primera vez, y me parece extraño que usted exija lo que yo debo y no debo decir. Usted asegura que trabaja en una sección de Deportes. Yo pensaba que trabajaba en una sección de Deportes para animales”.

Hecha la digresión, Klopp prosiguió: “Esta es una situación especial. Como se fijó la conferencia de prensa antes del entrenamiento no hemos podido establecer un plan de actuación. Quizás usted tenga ideas muy claras sobre cómo reaccionar ante una situación así. Yo no he vivido nada parecido anteriormente. No he tenido la oportunidad de hablar con todos mis jugadores. He hablado con algunos de ellos por teléfono. A los demás los veré en el entrenamiento. Pero todos sabemos lo que deseamos para este partido. No sabemos cuál ha sido la motivación o las causas por las cuales las personas que han filtrado esta noticia han decidido hacerlo en este momento tan delicado para nosotros. Sólo podemos especular y creo que todos coincidimos en hacer las mismas suposiciones. Pero quiero decir que si estas personas han deseado que perdamos la eliminatoria no lo lograrán. Ahora seremos más fuertes que nunca. Más que nunca deseamos ganar y jugar bien este partido”.

Un periodista local levantó su mano: “El departamento del Bayern ha dicho que ellos no han tenido la intención de dar la información considerando la situación delicada en la que se encuentra el Dortmund. ¿Se alegra de que el Bayern sea tan considerado?”. “No creo”, dijo el técnico, “que el Bayern tenga interés en ponernos un huevo de estas dimensiones en el nido en un día como hoy. Esto va más allá de cualquier rivalidad. Tampoco creo que ni el Bayern como institución, ni Götze, ni su representante, tengan intención de perjudicarnos de esta manera”. Cuando el jefe de prensa del Dortmund dio la conferencia por terminada, Klopp cogió el micrófono para hacer una última súplica al público irritado: “Les pido que mañana nos den todo su apoyo para hacer el partido que necesitamos hacer”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información