Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho meses de retirada de carnet y 18.000 euros a Benzema

La juez castiga al delantero del Madrid con la máxima pena que solicitó el fiscal

El juicio rápido, previsto para el mismo día del Francia-España, se ha adelantado dos semanas

Benzema, con un coche del Madrid. Ampliar foto
Benzema, con un coche del Madrid. GETTY

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Pozuelo de Alarcón ha condenado a Karim Benzema con la retirada del carnet de conducir durante ocho meses y un día y una multa económica de 18.000 euros, a razón de 150 euros diarios durante cuatro meses, por un delito de seguridad vial que el delantero del Real Madrid cometió el pasado 3 de febrero. La juez ha aplicado la sanción máxima que solicitó el fiscal, muy por debajo de los 145.000 euros que podría haber reclamado.

Benzema, que desde hoy necesita un chófer para sus traslados, se enfrentaba a una posible pena de prisión de tres a seis meses o bien a una multa económica de seis a 12 meses. Esa cantidad podía oscilar entre los 5 y los 400 euros al día, en función de la capacidad económica del culpable, que en el caso del jugador es notable: cobra unos cinco millones de euros netos al año. Por no olvidar su condición de reincidente: en noviembre de 2009 salió ileso de un accidente tras chocar contra un árbol y un mes después repitió la hazaña en la isla de Reunión. En junio de 2011 fue multado por protagonizar carreras ilegales en el centro de Ibiza.

El juicio ya había sido pospuesto por las semifinales de la Copa

La sentencia no estaba prevista para este viernes: el juicio rápido estaba fijado para el 26 de marzo, fecha que coincidía con el partido clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014 entre Francia y España en Saint-Denis. Al final se ha adelantado dos semanas. El Madrid ya consiguió que la justicia retrasara la vista de Benzema el pasado 26 de febrero, argumentando que ese día el club jugaba la vuelta de semifinales de Copa contra el Barcelona en el Camp Nou y que era “un partido de alto riesgo”. Bajo esa planteamiento, el club logró un receso al convencer a la juez de las dificultades logísticas que les supondría tener que trasladar al jugador por separado y no con el resto de la plantilla. Aunque fue convocado para el encuentro copero, Benzema no jugó ni un solo minuto.

El futbolista francés de 25 años fue cazado de madrugada por un radar de la Guardia Civil circulando a 216 kilómetros por hora en la M-40, cerca de La Finca, la exclusiva urbanización donde residen otros famosos, en un tramo limitado a 100. Según los datos que se manejaron en la vista de ayer, que comenzó a las diez de la mañana, la velocidad a la que conducía era de 194,4 kilómetros por hora.

Benzema se ha declarado este viernes culpable de haber cometido un delito de conducción temeraria al superar en más de 80 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida en una vía interurbana. En caso de que hubiese sido pillado en una vía urbana, el tope para el mismo delito sería de 60 kilómetros por encima de la velocidad permitida. Al reconocer su culpabilidad, la juez le ha aplicado una considerable reducción de su condena. De no haberse declarado culpable, Benzema habría tenido prohibido conducir entre uno y cuatro años. Otra posibilidad que recoge el artículo 379.1 del Código Penal y que tampoco se contempló, al no ser nada corriente, fue que el jugador realizara trabajos en beneficio de la comunidad en un periodo que podría ir de los 31 a los 90 días. Este castigo apenas se aplica en la práctica.

Además de Benzema, que volaba al volante de un Audi —la marca, patrocinadora del club de Chamartín, entregó el pasado noviembre en el circuito del Jarama los coches que la primera plantilla del Madrid conducirá durante la temporada—, la madrugada del 3 de febrero Michael Essien fue sancionado a su vez por circular a 150 kilómetros. El centrocampista ghanés de 30 años abonó en el acto la sanción en un control alcoholemia situado cinco kilómetros más adelante, por lo que al final pagó una multa de 200 euros, la mitad de la cantidad establecida por la sanción administrativa que cometió, que además conllevaba la pérdida de cuatro puntos.

Lo que la Guardia Civil no pudo hacer esa noche fue sancionar al piloto del Porsche que según fuentes de la investigación conducía otro jugador del Madrid. Aunque el radar le captó a una velocidad de 260 kilómetros, no le hizo una fotografía nítida cometiendo el delito, imposibilitando cualquier sanción.

Al igual que Benzema, Marcelo también fue condenado por un delito de seguridad vial con una multa de 6.000 euros, en su caso por conducir sin puntos. El defensa brasileño deberá abonar una cuota diaria de 25 euros durante ocho meses tras el juicio rápido que tuvo lugar el pasado 18 de febrero. La semana pasada Özil, medio alemán de 24 años, fue multado con 500 euros y la pérdida de seis puntos del carné de conducir por un giro prohibido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información