Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Para jugar en Israel primero deben reconocernos”

El Presidente de la Federación Palestina dice que hay “muchos obstáculos que superar” para que se celebre el partido que propone el Barça con un combinado palestino-israelí

Sandro Rosell, presidente del Barcelona, y el presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jebril Rajoup. Ampliar foto
Sandro Rosell, presidente del Barcelona, y el presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jebril Rajoup. EFE

“Su idea causaría un temblor en Oriente Próximo”, dijo el viernes el Presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Yibril Rayub, en la sede del gobierno palestino (Muqata) durante una rueda de prensa conjunta con el Presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell. Rayub se refirió así al proyecto del club azulgrana de celebrar el próximo 31 de julio un partido amistoso que enfrentaría -probablemente en el estadio Ramat Gan de Tel Aviv- a los jugadores del Barça con un combinado de futbolistas israelíes y palestinos. “El hecho de que el Barcelona nos trate como entidad deportiva es un sueño, pero lejos aún de convertirse en realidad”, aseguró el también responsable del Comité Oímpico Palestino y ex director del Servicio de Seguridad Preventiva en Cisjordania.

“El primer gesto debe venir del otro lado, después ya discutiremos los detalles”, añadió Rayub, para posteriormente alabar las buenas intenciones de los responsables del FC Barcelona, a quienes agradeció “esta idea constructiva” de parte de los numerosos aficionados palestinos con los que cuenta el club y de los que Rosell afirmó sentirse “orgulloso”. Antes de la rueda de prensa, una veintena de ellos enarbolaron la bandera blaugrana, se hicieron fotos con Sandro Rosell y hasta le colgaron al cuello una bufanda palestina.

El primer gesto debe venir del otro lado, después ya discutiremos los detalles

Rayub, presidente de la federación palestina

Por su parte el Presidente de FC Barcelona reiteró durante la rueda de prensa, celebrada tras el breve encuentro mantenido con el Presidente palestino Mahmud Abbas, el mensaje pronunciado ayer en el centro deportivo Kfar Hamacabiá, cerca de Tel Aviv, durante la presentación del proyecto junto al Presidente de Israel Simon Peres, y ante una treintena de medios locales y españoles. “Nuestra intención es estar aquí para ayudar a las dos comunidades (israelíes y palestinos)”, afirmó. Al igual que el día anterior, Rosell explicó que las ganancias del encuentro, de celebrarse, se repartirían al cincuenta por ciento entre clubes palestinos e israelíes, una vez pagados los gastos generados por el traslado de todos los jugadores del Barça, incluidas estrellas como Lionel Messi, Xavi Hernández, Andrés Iniesta o Carles Pujol. “Espero que la mitad palestina vaya directamente a la Federación de Yibril Rayub”, puntualizó Rosell realizando un gesto conciliador hacia el responsable deportivo palestino.

Un proyecto a futuro que, sin embargo, debe aún que superar muchos obstáculos, tal y como señaló Rayub quien, no obstante, animó a los fans del club a permanecer “optimistas”. La restricción de movimientos de los jugadores palestinos es un hecho, dado que la mayoría residen en Cisjordania y siete de ellos lo hacen en la Franja de Gaza. Éstos sólo pueden salir con permisos especiales y en casos excepcionales. “Mis propios movimientos están restringidos sólo porque soy el Presidente de la Asociación de fútbol”, apostilló Rajub en presencia de Rosell, su delegación y una decena de periodistas.

A este respecto, el presidente del club azulgrana no quiso entrar en las posibles fórmulas para solucionar la falta de libertad de movimientos, pero aseguró que “habría que ir resolviendo la cuestión de la movilidad de las dos partes”. Una ardua empresa considerando los cinco meses de plazo que sólo le quedan al club para la celebración de este partido y con el que sus responsables pretenden sentar las bases de una futura cooperación deportiva que fomente la convivencia entre palestinos e israelíes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información