Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los árbitros denuncian a Di María

El argentino, que criticó el arbitraje de Clos Gómez en Pamplona, se expone a un castigo económico por parte del Comité de Competición

Di María, durante la rueda de prensa en Valdebebas. ATLAS/EFE

Las críticas que vertió Ángel Di María contra el colectivo arbitral tras la última cita liguera del Real Madrid, frente a Osasuna, han encontrado respuesta. El argentino expuso de forma explícita que el juez del encuentro disputado en Pamplona, Clos Gómez, había perjudicado de forma directa a su equipo. "Los árbitros últimamente se están confundiendo con el Madrid. A veces, esos fallos no se comenten por error, pero son cosas del fútbol. Por cualquier tontería nos están expulsando a jugadores”, se quejó el extremo argentino.

Ante esas acusaciones, el departamento jurídico del Comité Técnico de Árbitros ha decidido mover pieza y ha denunciado al futbolista ante el Comité de Competición. El CTA entiende que las declaraciones de Di María pueden considerarse una falta grave, pues entienden que de sus palabras se deriva que la competición está adulterada. De esta forma, el jugador se expone a la apertura de un expediente o bien un castigo económico.

En la misma línea, el consejero del Valencia, Fernando Giner, cargó contra las decisiones de Muñiz Fernández en el duelo copero de anoche en el Bernabéu, en el que el Madrid se impuso (2-0) al cuadro de Mestalla. "Como dice Di María hay errores que son errores. Hay cuatro fueras de juego que son muy dudosos. Hemos sido claramente perjudicados", expuso; "ahora hay que pensar en el partido de Liga, y los errores nuestros los rectificaremos. Los que no son nuestros no podemos hacer nada". David Albelda también se acordó del Fideo: "el mejor del Madrid ha sido Di María durante toda la semana.

El argentino es el cuarto jugador sancionado por el Comité Técnico de Árbitros ante Competición durante esta temporada, enmarcada en la rigurosidad de los colegiados, que aplican la dureza de la UEFA para acabar con las protestas, y de Competición, que ha endurecido las sanciones.

Más información