Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nápoles será investigado por el escándalo de amaños

La Fiscalía cree que puede tener una “implicación indirecta”

Matteo Gianello, el día que acudió a prestar declaración a la Fiscalía de la Federación Italiana
Matteo Gianello, el día que acudió a prestar declaración a la Fiscalía de la Federación Italiana EFE

La Fiscalía de la Federación de Fútbol Italiana (FIGC) acordó hoy abrir un procedimiento deportivo contra el Nápoles por su supuesta implicación indirecta en el escándalo de amaño de partidos y fraude en apuestas deportivas que ha salpicado al calcio. Según informa la FIGC en una nota, el club napolitano, actual segundo clasificado de la Primera División (Serie A) italiana, será procesado por “responsabilidad objetiva” en las acciones ilícitas que pudieron cometer sus defensas Paolo Cannavaro (hermano de Fabio Cannavaro) y Gianluca Grava, así como su ya exportero Matteo Gianello.

En concreto, en las sospechas de la Fiscalía de la FIGC figura el partido Sampdoria-Nápoles (1-0) de la Serie A italiana del 16 de mayo de 2010, en el que Gianello pudo tomar acciones para “alterar el desarrollo del partido” para realizar apuestas a un resultado seguro de la victoria del equipo genovés. La Fiscalía cree que Gianello pudo contactar con sus entonces compañeros de equipo, Cannavaro y Grava, para que participaran de este supuesto fraude, pero que estos se negaron a ello sin llegar a denunciarlo, lo que lleva a los dos defensas del Nápoles a afrontar ahora el proceso deportivo por “omisión de denuncia”.

La Comisión de Disciplina de la FIGC, que juzgará ahora el caso del Nápoles y Cannavaro, Gianello y Grava, fue la encargada de instruir el caso del entrenador del Juventus, Antonio Conte, sancionado en primera y segunda instancia a 10 meses de inhabilitación, sanción rebajada en tercer grado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo italiano a 4 meses. Conte fue sancionado por la omisión de denuncia en el supuesto amaño de un partido del que era su equipo en la temporada 2010-2011, el Siena.

Sanción de la UEFA

Por otro lado, hoy también se ha conocido que la UEFA ha sancionado al Nápoles debido a una serie de irregularidades durante el encuentro de la Liga Europa contra el AIK Solna, sueco, disputado el pasado 20 de septiembre. La sanción consiste en la prohibición de vender entradas para varios sectores del estadio de San Paolo para el próximo partido de esa competición, que jugará el 8 de noviembre ante el Dnipro Dnipropetrovsk, ucraniano. Además, deberá abonar una multa de 150.000 euros.

El Nápoles, que puede recurrir la decisión, también tiene la posibilidad de eludir la sanción si presenta un informe de una constructora independiente que confirme, “con fotografías”, que se han llevado a cabo “los trabajos de reparación necesarios” y que en las gradas “se cumplen las normativas específicas para la seguridad de los espectadores”. “Si se presenta el informe, la sanción relativa a la venta de entradas podría ser suspendida aunque quedaría sometida a un periodo de prueba de cinco años”, ha informado hoy la UEFA.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información