Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vettel y Alonso, cara y cruz

Mientras Red Bull parece haber solucionado los problemas de equilibrio del RB8, Ferrari sigue encallado con su F2012

Vettel festeja el triunfo en Suzuka. Ampliar foto
Vettel festeja el triunfo en Suzuka. AFP

Concluido el Gran Premio de Japón de F-1 y a la espera de viajar a Corea del Sur, la mayoría de los pilotos han optado por pasar un par de días en Tokio. Es el caso de Fernando Alonso y Sebastian Vettel, los principales aspirantes al título mundial, que llegaron a Suzuka separados por 29 puntos, a favor del español, y se fueron casi emparejados (ya solo cuatro) cuando al campeonato, que acabará en Brasil (25 de noviembre), le quedan cinco carreras.

En las cuatro últimas citas, Vettel ha recortado 38 puntos a Alonso, pero hay que tener en cuenta que los dos abandonos del asturiano se concentran en este periodo (Bélgica y Japón). Ambos se han impuesto tres veces y el corredor de Ferrari suma ocho podios por seis el de Red Bull. Asimismo, se han retirado dos veces, aunque los ceros del ovetense responden a accidentes en el momento de la salida mientras que los del alemán se debieron a averías en su monoplaza, que le dejó tirado en Valencia (24 de junio) y Monza (9 de septiembre).

Ambos pilotos llevan tres triunfos y dos abandonos en lo que va de Mundial de F-1

A estas alturas del calendario, la clasificación muestra que las trayectorias de Alonso y Vettel están a punto de cruzarse. Lo mismo puede decirse de las dinámicas de sus escuderías. A la vez que Ferrari se ha metido en un lío porque el proceso de desarrollo del F2012 está encallado debido a un problema con la validación de las piezas (“llevamos seis carreras con el mismo coche”, se lamentó Alonso el domingo), Red Bull parece haber solucionado todos los desajustes de equilibrio que presentaba su RB8. El rendimiento de los bólidos energéticos en Suzuka fue tan apabullante desde la prueba cronometrada hasta que Vettel cruzó la meta que llegó a recordar la supremacía del RB7 en 2011, “el coche más dominante que ha existido”, según Alonso.

“Aquel planteamiento de hace años según el cual los equipos solo programaban tres o cuatro grandes evoluciones a lo largo del curso se ha acabado”, asegura una voz del taller de Red Bull, que añade: “Al menos, en nuestro caso. En cada circuito al que llegamos tenemos cosas nuevas. De ahora al final ya no paramos”. Red Bull empleó en Japón por primera vez el doble DRS, un sistema que permite ganar unos 10 kilómetros por hora de velocidad punta y que entra en funcionamiento cuando el piloto activa el alerón trasero móvil. Lotus lleva probándolo en su E20 desde hace cinco grandes premios y, aunque no se ha atrevido a usarlo, la tropa de Milton Keynes lo estrenó el viernes y su pareja ya lo utilizó en la cronometrada (primera línea para Vettel y Mark Webber) y en la carrera: victoria del germano.

En las cuatro últimas citas, Vettel ha recortado 38 puntos a Alonso

“Creo que hemos dado un significativo paso adelante en todas las áreas. No sería justo decir que este último triunfo se debe solo al uso del nuevo alerón trasero”, trata de contextualizar Vettel en un discurso calcado al que hacía el año pasado, cuando la mayoría señalaba al difusor soplado como el punto más fuerte de su bólido. “Me gustaría pensar que ha sido algo puntual, pero en Ferrari creemos que, con esta última mejora, Red Bull irá rápido en todas partes”, sostiene Marc Gené, probador de La Scuderia. “De ahora en adelante, tenemos que tratar de sumar tantos puntos como podamos, sobre todo si nuestros oponentes fallan”, conviene Stefano Domenicali, el director de la división de F-1 de Il Cavallino Rampante. Y advierte: “Ya no tenemos la ventaja de una carrera. La situación ha cambiado”. Y tanto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.