Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabotaje y bronca

El partido Rayo-Real Madrid se retrasa hasta hoy a las 19:45 tras ser suspendido por falta de luz, un acto de boicoteo, según el club rayista ● Ambos equipos se enzarzan por la hora

Técnicos intentando arreglar los focos de iluminaciónn del campo del Rayo Vallecano.
Técnicos intentando arreglar los focos de iluminaciónn del campo del Rayo Vallecano.

Un apagón eléctrico en el estadio de Vallecas impidió que se disputara anoche el partido de la Liga entre el Rayo y el Madrid, previsto para las 21.30 y que, finalmente, se jugará hoy a las 19.45 (Canal+ 1) para que no coincida con el Deportivo-Sevilla (21.30, La Sexta). Los dirigentes del Rayo, con su presidente, Raúl Martín Presa, al frente, se apresuraron a hablar de “un sabotaje” y eludieron cualquier responsabilidad.

La sensación de perplejidad lo envolvió todo. La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, a pie de campo, dijo en principio que era optimista respecto a la celebración del partido, aunque con retraso, y prefirió hablar de “un fallo técnico”. Así, durante una hora y media reinó la incertidumbre. Los jugadores de ambos equipos se cambiaron sin saber lo que sucedía y estuvieron haciendo tiempo en los túneles de vestuarios hasta pasadas las 22.00.

Imagen del sabotaje difundida por el Rayo Vallecano.
Imagen del sabotaje difundida por el Rayo Vallecano.

Hasta las 22.30 la megafonía no anunció que se había suspendido el partido. Se insistió varias veces en que el incidente respondía a “motivos ajenos al club” franjirrojo. Para entonces, mucha gente ya estaba regresando a sus casas porque había conocido la noticia por la radio. Paco Jémez, el técnico rayista, informó de que no se jugaría. El Rayo nunca abrió las puertas del campo y el público, unas 15.000 personas, se aglomeró en la avenida de la Albufera a la espera de novedades. Los únicos que entraron fueron aficionados radicales del Madrid. Cantaron el Cara al Sol y el “¡Pepe, mátalos!” y se mofaron del barrio: “¡Vallecas, tercermundista!”.

Mientras este grupo hacía ruido, Cifuentes se mostraba optimista: “Yo he venido como aficionada. Tenemos de plazo hasta las 22.00. Ha sido un corte en el fluido eléctrico. Prefiero ser prudente y no hablar de sabotaje, sino de fallo técnico”. La delegada del Gobierno informó de su optimismo a la par que Jémez decía por la radio y la televisión: “No se va a jugar. Quieren poner el partido para mañana. Pero yo, desde ya, aviso que a las cinco de la tarde [la pretensión inicial del Madrid] me niego a jugar porque a esa hora nuestra afición no podrá venir a apoyarnos”.

Durante unos minutos, todo el mundo se contradijo al tiempo. Luis Yáñez, director general del Rayo, se había mostró preocupado a las 21.00. “Ha sido un sabotaje clarísimo”, sentenció, “porque han cortado los cables. El Rayo es completamente ajeno a lo que ha sucedido. Esto afecta gravemente a la imagen del club. Estamos reparándolo. Pero es complicado porque es un trabajo de chinos. Como ven, han cortado los cables de las luces de la cubierta y ahora mismo los técnicos están subidos ahí arriba arreglándolos”.

La gente hace cola para entrar al estadio de Vallecas ampliar foto
La gente hace cola para entrar al estadio de Vallecas EFE

“Nos hemos enterado de la avería sobre las 20.30”, añadió Yáñez. En el Rayo debieron de pensar que podrían trabajar contrarreloj. El autobús del Madrid llegó a esa hora. El propio Yáñez contó que había informado a José Mourinho, el técnico madridista, de los problemas surgidos. Los miembros de la junta directiva del Madrid desfilaron hacia el palco en ese mismo momento y permanecieron desconcertados, esperando, mientras sus hinchas, en la grada de enfrente, seguían dando la matraca.

La megafonía atronaba a intervalos. “El partido se va a retrasar”, vibraba la voz; “rogamos que mantengan la calma”. Así estuvieron hasta pasados 60 minutos del horario previsto. Desde la avenida de la Albufera resonaba un bufido multitudinario, abucheos, gritos de indignación... Una tromba de agua había barrido Vallecas durante el crepúsculo y los que no habían buscado el abrigo de los portales se habían empapado. El malhumor entre los socios era notable, principalmente porque la directiva del Rayo había resuelto cobrar 25 euros a todos los abonados para ver el partido. Es lo que llaman Día del Socio, un evento que consiste básicamente en pedir al que ya pagó que pague una vez más.

“No podemos asegurar cuándo se solucionará el problema”, declaró después Martín Presa sobre la hierba, lavada por el chaparrón, que incluso borró las rayas del área. El dirigente añadió que el partido se disputaría a las 17.00 o a las 20.00 de hoy.

Estado del terreno de juego tras la tromba de agua caída en Vallecas.
Estado del terreno de juego tras la tromba de agua caída en Vallecas.

Por si acaso, el Madrid regresó a su hotel de concentración. Miguel Pardeza, su director deportivo, declaró entonces: “Mourinho quiere jugar a las 17.00 y le respaldamos. Si el Rayo no quiere hacerlo, es su problema. No tenemos ninguna responsabilidad en lo que ha sucedido”. El Madrid, que el miércoles disputará el Trofeo Bernabéu ante el Millonarios de Bogotá, motivo por el que hoy tiene una recepción en la embajada de Colombia como homenaje a Alfredo di Stéfano, que llegó a la casa blanca desde ese equipo sudamericano, deslizó que quizá el Rayo no podría arreglar la avería para hoy a las 20.00. Jémez, el técnico vallecano, se decantó, sin embargo, por esa hora: “A las cinco no pueden venir nuestros aficionados”.

Finalmente, la Liga de Fútbol Profesional fijó el partido a las 19.45 de hoy. Así, terminará a las 21.30, justamente cuando empiece el Deportivo-Sevilla, por lo que no se solaparán. Antes, su vicepresidente, Javier Tebas, había reiterado que sería a las 20.00: “No hay más que decir. Es el acuerdo alcanzado con el operador”. Erró por 15 minutos.

Comunicado del Real Madrid

A primera hora de la mañana, alrededor de las 9.30, el Real Madrid ha emitido un comunicado en el que deja muy clara su postura respecto a la suspensión del duelo en Vallecas.

"Tras los lamentables acontecimientos ocurridos ayer domingo, que derivaron en la suspensión del partido Rayo Vallecano-Real Madrid, el Real Madrid ha solicitado a la LFP que el encuentro se celebre hoy lunes en horario diurno, a fin de evitar posibles riesgos que pongan nuevamente en peligro la disputa del mismo", comienza la nota.

"El presidente de la LFP ha decidido, sin embargo, que el partido se celebre a las 19:45 h y ha asumido personalmente la responsabilidad de que todo transcurrirá con absoluta normalidad", continua el escrito.

Para finalizar, el comunicado añade que "El Real Madrid C. F. basa su petición en su preocupación por la ausencia de fechas para la ubicación del partido en el caso de que hoy no se pudiera celebrar".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información