Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El atletismo necesita un cambio, aunque sea para tirarse al vacío”

García Bragado señala al presidente, Odriozola, y pide una revolución: “Así no vamos a ninguna parte”

García Bragado durante la carrera de 50 kilómetros marcha en Londres Ampliar foto
García Bragado durante la carrera de 50 kilómetros marcha en Londres Diario AS

El atleta madrileño Jesús García Bragado no ha dejado títere con cabeza. Tras su vigésimo puesto en la carrera de 50 kilómetros marcha en estos Juegos ha denunciado la falta de un relevo generacional en el atletismo. El atleta ha declarado también que este deporte “necesita un cambio, “aunque sea para tirarse al vacío”, en alusión al presidente de la Federación Española, José María Odriozola.

“Así no vamos a ninguna parte. Cada vez la gente lo tiene más claro dentro del mundo de Odriozola. Ahora está la Asamblea, que controla Odriozola y son ellos los que tienen que darse cuenta de que tiene que ser otra persona”. Las declaraciones las realizó nada más terminar su carrera, después de casi cuatro horas de competición y físicamente exhausto.

García Bragado pensó incluso en el posible sustituto de Odriozola a cargo de la Federación. “A mí Marta (Domínguez) no me desagrada. Vivimos en un estado de derecho y si se le ha exculpado, se le ha exculpado. Tiene mucho carácter y mucho empuje. Quizá no ha llevado muy bien las cosas, y puede que la situación le haya superado. Todos cometemos errores, pero podría ser la candidata de consenso”, comentó.

García Bragado se mostró triste por los resultados del atletismo español en Londres; solo los dos diplomas de Frank Casañas en disco; y Miguel Ángel López, quinto en 20 kilómetros marcha. “Son los mismos resultados que en Montreal 1976. Entonces no teníamos televisor en color, solo lo tenía una vecina”, recordó. La Federación de Atletismo prefiere esperar a que terminen los Juegos para valorar los resultados.

El atleta tiene la sensación de no tener a nadie detrás, de “ser el único español que está aquí”. “No es que esté haciendo unas marcas en torno a 3 horas y 50. Con esta marca me clasifiqué para Barcelona 92 hace 20 años. Jordi Llopart hizo 3 horas y 50. Lo mismo Paquillo, si se replantea las cosas de otro modo, puede hacer el 50, tiene clase para ello”, dijo el atleta.

García Bragado se mostró triste por los resultados del atletismo español en Londres

Estos son los sextos Juegos para este marchador de 42 años, pero cree que si ha hecho historia ha sido “de forma anecdótica”. De hecho, asegura que no se va satisfecho de estos Juegos, que no han sido los mejores que ha hecho. “Posiblemente, hace cuatro años era el final y, por unas circunstancias u otras, hemos llegado hasta aquí. Ya venía con el cuerpo caducado”, sentenció.

La edad ha sido fundamental en su carrera. “Esto no da más de sí”, se iba diciendo; “iba muy limitado y no podía forzar, veía que me iba a dar un latigazo en la pierna”. Bragado tuvo problemas de ciática entre los kilómetros 10 y 15, problemas que ha arrastrado durante todo el año; “llegaba con imperdibles”, ha asegurado.

La carrera ha sido demasiado exigente para él. Se han superado no solo el record olímpico de la modalidad, sino también seis récords nacionales. “Han hecho unas marcas impresionantes que no están a mi alcance y a lo mejor he querido hacer una preparación, quizá, muy arriesgada para hacer 5 minutos menos de lo que he hecho”.

Tras todas estas declaraciones, no extrañar que el atleta no quiera ni oír hablar de Río 2016. “Voy a seguir y si me apetece, pues voy a competir”, ha explicado. “Lo que me preocupa es que habiendo tenido una carrera tan mala no haber tenido españoles delante. Esto indica es que hay que tomarse las cosas de otra manera”.

Benjamín Sánchez: ”He dejado hasta el último gramo de mí"

“El atletismo necesita un cambio, aunque sea para tirarse al vacío”

El murciano Benjamín Sánchez, de 27 años, terminó la carrera en la 50ª posición y totalmente destrozado. “No pensaba que iba a llegar tan mal. Iba muy bien, en progresión, pero el 50 es así. Soy novato, es una prueba que todavía no es la mía y encima no estoy recuperado totalmente de la operación en la cadera”, explicó, llorando.

“No estoy contento. Sinceramente, me hubiera gustado hacerlo bien, para eso venimos, pero estoy satisfecho porque he dejado hasta el último gramo de mí, de energía, eso seguro”, aseguró.

Sánchez suele correr los 20 kilómetros, pero consiguió la mínima para esta especialidad. Por eso, en el ecuador de la prueba comenzó a tener problemas, aunque aguantó. “Una cosa siempre he dicho y si algo he aprendido en estos últimos años en los que he sufrido mucho, en los que he pasado por quirófanos, he pasado lesiones, he tenido que renunciar a Mundiales y Europeos por problemas físicos, es a ser fuerte y a darlo todo. Soy un luchador nato y siempre lo seré”, declaró.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.