Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juegos sin metal

En sus terceros Juegos, tras un oro y una plata, Iker Martínez y Xabi Fernández se quedan fuera de la regata de las medallas tras dos últimas mangas desastrosas

Xabi Fernández e Iker Martínez, en la última regata Ampliar foto
Xabi Fernández e Iker Martínez, en la última regata EFE

Iker Martínez y Xabi Fernández son dos referentes en la vela española. Campeones olímpicos en Atenas 2004 y plata en Pekín 2008, en sus terceros Juegos no tocaron metal. Al contrario, abandonaron por última vez el pantalán del puerto olímpico de la bahía de Weymouth tristes porque ni siquiera han podido meterse en la Medal Race, la regata por las medallas. Empezaron la última regata con la remota esperanza de pelear por una tercera medalla o,  al menos, siendo más realistas, por volver a casa con un diploma. Pero se quedaron con las ganas: han terminado duodécimos. Puede que la de Inglaterra sea su última comparecencia olímpica, pero está por ver.

Sin otra opción, felicitaron a las tripulaciones de Australia y Nueva Zelanda, oro y plata pase lo que pase hoy, y dejaron su reflexión antes de plegar velas y marcharse a casa: “Se ha acabado el sufrimiento. Hemos tenido un día accidentado, con una primera manga buena hasta que en barlovento, tras ceñir en popa, nos hemos dado un golpe duro y hemos volcado”, explicó Iker, patrón del 49er español, que vio desesperado cómo el sueño olímpico terminó para ellos con otra desgracia: “En la segunda, íbamos mas o menos bien, adelante. Pero han cambiado el barco de llegada.  Era una lancha, nos hemos confundido y hemos montado una boya por el lado que no tocaba. Y se acabó”.

La lesión de Xabi nos mató pese a que tuvimos esperanza hasta el final 

Iker Martínez

Resumió la última regata lo que ha sido una semana “complicada”. Admite que llegaron a Weymouth “sin estar muy entrenados. La lesión de Xabi nos mató. Quedaban diez días, estábamos bien, teníamos que trabajar el barco para hacerlo mas rápido y se paró por completo la preparación. Eso, si estás bien es un contratiempo, pero si no estas al cien por cien, te remata. Tuvimos la esperanza pero no hemos hecho mas que pelear esperando que algo cambiara y al final, no hemos podido funcionar bien”. A Iker, que con su compañero Xabi ha ganado un oro y una plata en el 49er, no le sirve de consuelo el hecho de haber competido en sus terceros Juegos.

“Estar en unos JJOO es algo bonito y siempre se sufre, ganes o pierdas. En estos no ha ido bien. Estamos donde estamos por decisión nuestra, podíamos haber decidido no dar tres vueltas al mundo, así que tenemos lo que decidimos y el resultado es el que hay. Solo podemos felicitar al campeón. Intentar lo intentamos, pero queríamos hacerlo bien y es lo que hay”, dijo resignado. No dio pistas sobre el futuro de la pareja: “Descansar y hacer un plan, veremos a ver. Ya veremos…”

“Sí, lo hablaremos”, terció Xabi Fernández. Mirando a la regata explicó:  “Ha sido duro y una pena de día. Nos han puesto la regata tan tarde que se ha ido el viento al carajo”. Y recalcó el sufrimiento: “La tónica ha sido la misma, hemos ido de delante para atrás, nosotros siempre lo hemos hecho al revés. Hemos sufrido todo el día y al final hemos cometido un error y hemos tenido que volver y entrar otra vez, la guinda a una semana mala”.

Le queda la espina a Xabi de que con poco, hay barcos peleando por mucho, la medalla de bronce. “A partir del segundo día los dos primeros iban a otra onda, pero el finlandés está tercero y no ha hecho nada del otro mundo. Un campeonato raro y con una media muy mala hay bronce. Con media de siete, ocho, hay bronce”, ha remachado. Resumió al decir que la experiencia olímpica le deja “mal sabor de boca y mucho cansancio. No podemos estar contentos, hemos peleado con el barco y los rivales para nada”. Y no usó su lesión en la zona lumbar que arrastra desde la última etapa de la Volvo como excusa: “La espalda fue importante antes, no en la regata. Hicimos una semana muy buena en Lanzarote pero cuando había que tomar decisiones no pude navegar, empezamos en pelotas”.

Ahora no tenemos nada que celebrar y te das cuenta de lo bonito que es ganar

Xabi Fernández

Y extrae el de Ibarra una lección: “Si algo hemos visto es que todo no se puede hacer. Es jodido ser olímpico otra vez, sabemos lo que es esto, ya son 36 tacos y cada vez cuesta más. He salido a partirme los cuernos, a subir el spi antes que nadie, a trasluchar mas rápido que nadie y no fue posible. Está claro que los años pesan y los chavales aprietan. Me acuerdo yo del alemán que era buenísimo y le dabas por el pelo. Ahora nos pasa a nosotros”. También admite que lo de este mal año olímpico ayuda a valorar lo que han conseguido hasta la fecha: “Ganabas las regatas y ni las celebrabas, y cuando empiezas a no ganar te das cuenta de lo difícil que es. No hemos disfrutado ni la de China, ni el Mundial de Barbados, el segundo puesto en la World Race de Barcelona. Ahora no tenemos nada que celebrar y te das cuenta de lo bonito que es ganar”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.