Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Este año viajo con mi medalla”

El atleta, oro en los 1.500 metros, rehuyó las zapatillas de correr durante siete años

Fermín Cacho entra victorioso en la meta en la final de 1.500 metros
Fermín Cacho entra victorioso en la meta en la final de 1.500 metros

Era una carrera lenta. Fermín Cacho (Ágreda, Soria; 1969) se la pasó tercero, intentando no tropezarse con Joseph Cheshire, que le cerraba. Hasta antes de la última vuelta. Al keniano le atacaron por fuera. Cacho vio el hueco. Cambió el ritmo y tiró con todas sus fuerzas, hasta donde llegase. En los últimos 100 metros subió el ritmo, sacó más ventaja. Mirando compulsivamente atrás se vio campeón olímpico. Llegó a la meta alzando los brazos. En los primeros Juegos en España y en una prueba como el 1.500. El atletismo español se mostraba victorioso al mundo.

Pregunta. ¿3, 40, 12?

Respuesta. Tres minutos, 40 segundos, 12 centésimas. El tiempo en que paré el crono. Pero, más que ese, recuerdo el parcial de la última vuelta: 50,2s.

P. ¿Le volvió a servir tanto su codo derecho como en aquellos toques que dio a Cheshire?

R. Bueno, de lo que hace la derecha no debe enterarse la izquierda. Creo que nunca he sido de usar mucho los codos.

P. ¿Cuándo fue la última vez que vio su medalla de oro?

R. Al guardarla en una vitrina, con las demás, tras hacerme unas fotos en Madrid. Este año viaja conmigo a cada sitio. Cumple 20 años. Adonde voy, pues voy con la medalla.

El 8 de agosto es san Fermín Cacho. Me felicita la gente, pero no lo celebramos"

P. ¿Qué fue de usted?

R. Seguí compitiendo [plata en Atlanta 1996 y en dos Mundiales; un oro y un bronce en dos Europeos], pero lo dejé en 2003 tras una meningitis. Me mudé a Andújar y fui concejal de deportes del Ayuntamiento, pero se terminó. Ahora soy asesor deportivo de la Diputación de Jaén.

P. ¿Qué ocurre cuando uno deja el deporte de élite?

R. Mi cabeza rehuyó las zapatillas durante siete años. El cuerpo engorda. Volví a correr en 2010, cuatro días por semana, y ahora en carreras populares.

P. ¿Dónde está ahora?

R. En la piscina de mi casa, con mis hijas.

P. ¿Celebra los 8 de agosto?

R. Bueno, me llamo Fermín y el 7 de julio es san Fermín. Yo digo que el 8 de agosto es san Fermín Cacho. Me felicita la gente, pero no lo celebramos. Este año lo pasaré viendo los Juegos en casa.

P. ¿Qué le ocurre al atletismo español?

R. Vivió su época dorada en los años noventa. No se ha progresado en las marcas, pero el medio fondo y el fondo se mantienen.

P. ¿Y Bustos, Rodríguez y Ruiz, debutantes olímpicos en los 1.500 metros de Londres?

R. Me gustaría que, al menos, uno llegase a la final, pero no lo veo claro. Ojalá me equivoque.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.