Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor estreno posible

La selección española femenina de waterpolo se impone a China (11-6) en su primer partido olímpico

Anna Espar durante el partido. Ampliar foto
Anna Espar durante el partido. AP

A la sombra de los chicos, que acumulan un oro y una plata olímpica, la selección española femenina de waterpolo no había participado nunca en unos Juegos. Hoy ha estrenado historial y lo ha hecho a lo grande; el equipo de Miki Oca (integrante de aquel equipo que, comandado por Manel Estiarte, ganó el oro en Atlanta 96 y la plata en Barcelona 92) se ha impuesto a China (11-6). Una victoria de prestigio porque las asiáticas son las vigentes subcampeonas del mundo. Es, además, un triunfo con sabor a revancha porque en el último precedente, precisamente en el Mundial de Shanghái de 2011, España había sufrido una dolorosa derrota (15-6).

Las españolas se ganaron la victoria con un parcial de 5-0 que deshizo la igualdad con la que había discurrido el encuentro en los dos primeros cuartos. Especialmente acertada estuvo la portera, Laura Ester, responsable en gran medida de que el tino de las chinas en ataque fuera escandalosamente bajo: seis goles anotados de 25 intentos. Anni Espar fue la máxima goleadora del encuentro con tres tantos, los mismos que la asiática Huanhuan Ma. España se sobrepuso, además, a 13 expulsiones parciales y tres eliminaciones, por solo seis de las chinas. El duelo tenía sabor especial no solo por la entidad del rival, sino porque China está dirigida por un conocido de las chicas, Joan Jané, seleccionador del equipo masculino desde 1993 hasta 2004 y del femenino por unos meses de 2009. En diciembre de aquel año dejó el equipo español y aceptó la oferta para dirigir a las asiáticas.

La selección femenina no sabía hasta hoy qué era zambullirse en una piscina de unos Juegos Olímpicos, pero lleva tiempo anunciando que ha llegado una generación que no se deja intimidar por el brillo del rival. Se impusieron en el Preolímpico a toda una ristra de campeonas, empezando por Italia (las reinas de Europa), siguiendo por Grecia (campeonas del mundo) y terminando por Hungría, el referente histórico en este deporte. Todo un anuncio. La victoria de España es especialmente valiosa por la brevedad de un torneo en el que participan únicamente ocho equipos. Todos acceden a cuartos de final, pero optar a medallas puede depender en gran parte de cuál sea el rival en la primera ronda eliminatoria. En el Grupo B esperan Italia, Gran Bretaña, Rusia y Australia. A priori, los rivales de cuartos son más asequibles que los equipos con los que España comparte grupo: además de China, las chicas de Miki Oca deberán enfrentarse a Estados Unidos (miércoles, 19.20), vigente subcampeona olímpica, y a Hungría (viernes, 15.10). De momento, su historial olímpico tiene lustre.

España, 11; China, 6

España: Laura Ester (p), Marta Bach, Anni Espar (3), Roser Tarrago, Matilde Ortiz, Jennifer Pareja (2), Lorena Miranda, Pilar Peña (2), Andrea Blas (1), Ona Meseguer (1), Maica García (2) y Laura López.

China: Jun Yang (p), Ying Wang (p), Fei Teng, Ping Liu, Yujun Sun, Jin He (1), Yating Sun Dondlun Song, Ao Gao, Yi Wang (1), Huanhuan Ma (3), Huizi Sun, Lei Zhang (1) y Ying Wang.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.