MOTOCICLISMO

Yamaha sobrevive a Rossi

La fábrica japonesa vuelve a tener patrocinador principal un año y medio después de la marcha del italiano, con quien también se fue Fiat

Lorenzo y Rossi, en Mugello.
Lorenzo y Rossi, en Mugello.CLAUDIO ONORATI / EFE

Explica el director del departamento de carreras de Yamaha, Lin Jarvis, que ha mantenido múltiples reuniones en los últimos dos años en busca de una empresa con capital suficiente para realizar la inversión que exige el patrocinio principal de un equipo de MotoGP. El último contrato de este tipo que consiguió cerrar lo firmó con Fiat en septiembre del año 2008 y se contemplaban dos años de vinculación. Llegado el 2010 Valentino Rossi anunció que dejaría la fábrica japonesa y correría con Ducati. Así que la empresa italiana Fiat no vio demasiados motivos para renovar el acuerdo. “Coincidió con la caída de Lehman Brothers y todo se hundió. Hablamos de mucho dinero y no es fácil encontrar patrocinios a este nivel”, se explica Jarvis, que sí fue renovando o encontrando nuevos patrocinios pero cuya aportación es menor y cuyo peso es también menor y, por ende, tienen menos visibilidad en las motos.

Yamaha ha tardado un año y medio en cubrir el espacio vacío que dejaron Rossi y Fiat a su marcha

Yamaha ha tardado un año y medio en cubrir el espacio vacío que dejaron Rossi y Fiat. En plena temporada ha alcanzado un acuerdo con una empresa de cableado eléctrico, el grupo BM, que ya patrocinó al equipo de Superbikes en el que corría Ben Spies, hoy piloto de la casa de los diapasones. El contrato es hasta final de la temporada 2014. Y, aunque la inversión económica es poderosa -no han querido concretar la cantidad-, de momento no implica un cambio en la imagen del equipo.

“En realidad, la última vez que tuvimos un gran patrocinador que nos obligó a cambiar incluso nuestros colores fue con Camel: pintamos la moto por completo de amarillo”, recuerda. El matrimonio con Fiat le permitió combinar el rojo y el azul. Y después de aquello negoció con Telefónica, pero nunca se cerró el trato. “Hemos tenido conversaciones durante años, al igual que con otras compañías, pero sigo pensando que Telefónica, o en su caso Movistar, sería el patrocinador ideal porque el mercado de las comunicaciones está muy vinculado a este tipo de deportes y, además, tenemos un piloto español; pero al final se decidieron por el ciclismo”. Efectivamente, a Telefónica no terminó de convencerle el proyecto, pese a contar con la figura de Jorge Lorenzo, aquel 2010 flamante campeón del mundo. La sombra de Rossi es alargada.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50