Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schumacher vuelve al podio con 43 años

El alemán se sube al cajón por primera vez desde 2006, cuando ganó en China, aún al volante de un Ferrari

Schumacher, tras lograr el podio en Valencia. Ampliar foto
Schumacher, tras lograr el podio en Valencia. REUTERS

A los 43 años, Michael Schumacher regresó al podio. El piloto alemán se retiró al final de 2006, poco después de ganar la carrera de China pero tras perder el título frente a Fernando Alonso. Entonces, el alemán pilotaba todavía para Ferrari y el asturiano era el líder indiscutible de la escudería Renault. Al final del campeonato, Schumacher anunció su abandono de la F-1, hastiado ante la superioridad del asturiano y de su monoplaza. Es posible que en aquel momento no sintiera la necesidad de pilotar. Quería alejarse de todo aquello. Pero cuatro años más tarde, todo había cambiado en su mente. Sentía el gusanillo de la velocidad y bastó que en 2010 Ross Brawn y Mercedes le insistieran un poco para que se dejara querer y volviera a coger el volante. Y hoy, en el Gran Premio de Europa, en Valencia, el heptacampeón del mundo se ha reivindicado. No hay nadie de su edad que haya subido al cajón desde que en 1970 lo hiciese el británico Jack Brabham.

No es que hiciera una carrera pletórica el piloto alemán. Sin embargo, fue buena. Hizo lo que debía. Y las circunstancias se encargaron de hacer todo lo demás, hasta llevarle de nuevo al podio. Salió 12º, por detrás de Alonso. Mantuvo sus neumáticos duros hasta la 20ª vuelta y eso le permitió avanzar algunas posiciones. Pero ni siquiera en la parte final de la carrera podía imaginarse que se subiría al último eslabón del podio. “Ni siquiera cuando acabó la carrera sabía que era tercero”, confesó el alemán, que lloró en el coche cuando desde el equipo le comentaron que subiría al podio. “No sabía nada de lo que había ocurrido con Hamilton, Maldonado y Grosjean. Y me sentía amenazado por Webber”.

Sin embargo, todo cuadro para él. Massa tuvo que pasar por el taller en las últimas vueltas, Grosjean se quedó en el arcén con problemas mecánicos, Maldonado se chocó con Hamilton y los dos abandonaron en la última vuelta, y Webber se acabó conformando con el cuarto puesto y no forzó más sus neumáticos. Un podio absolutamente impensable para el siete veces campeón mundial. “Las sensaciones fueron muy especiales”, confesó. “Todo ocurrió de forma muy espectacular. El podio [el 156º de su carrera] llegó de la mejor manera. Y eso me hizo todavía más feliz”. El káiser no se rinde. Sigue, como siempre, en la brecha.

Su regreso fue la noticia más comentada del Mundial de 2010. Sin embargo, ya antes de concluir la temporada surgieron voces muy críticas contra su decisión. “Este Michael no es el mismo”, decían sus compatriotas. “Tal vez hubiera sido mejor que no regresara”, agregaban desde Reino Unido. Pero él persistía, impertérrito frente a la obstinación de los medios de comunicación. Schumacher no conseguía superar a su compañero de equipo, Nico Rosberg ni en las clasificaciones ni tampoco en las carreras. Y ello empezaba a pesar como una losa.

No hay nadie de su edad que haya subido al cajón desde que en 1970 lo hiciese el británico Jack Brabham

Pero fue Ross Brawn, el hombre que le había guiado hacia sus siete títulos mundiales primero en Benetton y después en Ferrari, quien salió en su defensa. “El coche no está diseñado para él”, señaló el ingeniero británico, que dirige el equipo Mercedes. “El equilibrio del coche no es el que más le conviene por su forma de conducir”. El Mercedes tenía subviraje, algo que le iba bien a Rosberg, pero que dejaba indefenso a Schumacher.

Sin embargo, cuando el año acabó en Mercedes comenzaron a trabajar en el nuevo coche y pusieron un acento muy especial en conseguir adaptarlo lo mejor posible a la conducción de Schumacher. Brawn se inventó un conducto S, de efectos similares al F, que permitió al equipo competir con los mejores tanto en las clasificaciones como en las carreras. Rosberg demostró el potencial del nuevo Mercedes en China, donde consiguió la pole position y la victoria. En cambio, las cosas no acababan de funcionar para Schumacher que sufría múltiples problemas en cada carrera. Lo mejor que había logrado en las siete primeras carreras fue la octava posición de China.

Los podios más longevos

Luigi Fagioli: 53 años y 22 días GP de Francia 1951

Louis Chiron: 50 años, nueve meses y 18 días GP de Mónaco 1950

Felice Bonetto: 49 años, once meses y 29 días GP de Países Bajos 1953

Piero Taruffi: 48 años, diez meses y 30 días GP de Italia 1955

Giuseppe Farina: 48 años, siete meses y seis días GP de Bélgica 1955

Juan Manuel Fangio: 46 años, dos meses y 15 días GP de Italia 1957

Karl Kling: 44 años y 10 meses GP de Gran Bretaña 1955

Louis Rosier: 44 años, siete meses y 13 días GP de Bélgica 1950

Luigi Villoresi: 44 años, tres meses y 28 días GP de Italia 1953

Jack Brabham: 44 años, tres meses y 16 días GP de Gran Bretaña 1970

Mauri Rose: 44 años y cuatro días GP de Indianápolis 1950

Michael Schumacher: 43 años, cinco meses y 21 días GP de Europa 2012

Sam Hanks: 42 años, 10 meses y 17 días GP de Indianápolis 1957

Jacques Laffite: 42 años, siete meses y un día GP de Estados Unidos 1986

Mario Andretti: 42 años, seis meses y 15 días GP de Italia 1982

Más información