Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“España podría formar hasta tres grandes selecciones”

Jan Urban (Jawurzno, 1962) es de nuevo el entrenador del Legia de Varsovia ● Delantero, fue uno de los primeros polacos que jugó en la Liga española, en 1989

Osasuna-Athletic. Liga 93-94. Jan Urban intenta controlar un balón. Ampliar foto
Osasuna-Athletic. Liga 93-94. Jan Urban intenta controlar un balón. EFE

Jan Urban (Jawurzno, 1962) es de nuevo el entrenador del Legia de Varsovia. Delantero, fue uno de los primeros polacos que jugó en la Liga española, en 1989: “Fui el pionero”, afirma, “con el permiso de Tomaszewski, portero del Hércules en 1981”. Jugó cinco temporadas y media en Osasuna y luego en el Valladolid y el Toledo. Más tarde, se inició como técnico en el filial del equipo navarro.

Pregunta. ¿Tiene el Legia alguna similitud con Osasuna?

Respuesta. También le gusta trabajar con la base y dispone de una buena escuela futbolística.

P. El fútbol polaco vuelve al escaparate europeo.

R. Me emocionó la inauguración del torneo, tanto como en su día el gol de Van Basten o el penalti de Panenka, porque fue como decir al mundo: “¡Ahí está Polonia! ¡Ténganos en cuenta!”. Nuestro fútbol está en fase de crecimiento y nuestra mejor promoción será la Eurocopa. Han aumentado las infraestructuras, hay más campos y nuevos estadios que habrá que llenar. Así que se supone que aumentarán los presupuestos y las inversiones y se trabajará mejor con los chavales. Un país con 38 millones de habitantes necesita una Liga más competitiva. Yo recuerdo que salí del país con 27 años. Antes solo se podía hacer con 30 y después con 28. Ahora se habla de Polonia por el Europeo. Podemos discutir sobre las sedes. ¿Por qué no se juega en Cracovia o Katowice, cuna de nuestro fútbol? A algunos les gustará hablar de política. Yo me quedo con el fútbol.

Los barcelonistas y madridistas están más motivados al no ganar la ‘Champions”

P. ¿Qué le pareció el debut de Polonia contra Grecia?

R. Empezó muy bien. Con intensidad. Generó ocasiones de gol y se puso en ventaja. Pero en la segunda parte fue diferente porque perdió gas, presión, y no se pareció en nada a la inicial. No supimos manejar un partido que se puso muy de nuestro lado por el 1-0, porque el rival se quedó con 10 jugadores y porque estábamos en casa. Fue una decepción que después se corrigió, ya que Grecia nos pudo ganar de penalti. En resumen, sensación agridulce.

P. ¿Les falta un jugador de jerarquía?

R. Creo que tenemos buenos futbolistas en la línea media. Lo que ocurre es que algunos no estuvieron a su nivel. Nos faltó encontrar soluciones y manejarnos mejor con los cambios. A pesar de que no disponemos de tantas figuras como España, que puede formar hasta tres grandes selecciones, podríamos haber ganado. Nos queda la duda de saber si el equipo acusó la presión de jugar en casa y del partido inaugural. El problema es que Rusia va a ser muy difícil.

P. ¿Apuesta por España?

R. Ya se sabe que el campeón difícilmente repite, pero está entre las favoritas, al igual que Alemania. Yo, de todas maneras, no descarto a Rusia ni a Francia. Hay un refrán que asegura que, tras la tormenta, sale el sol. Ya pasó el temporal en Francia y cualquier día puede asomar la selección campeona.

P. ¿Le puede faltar ambición al equipo de Vicente del Bosque?

R. No. Hay ciclos en el fútbol y ahora es la época de España. Los jugadores no querrán que se acabe. Pretenderán aprovechar su momento al máximo. Hay además un aspecto beneficioso: ni el Barça ni el Madrid disputaron la final de la Champions, por lo que sus jugadores tienen una motivación especial para volver a ganar un torneo internacional.

P. ¿Quién piensa que será el pichichi? ¿Quién le gustaría que fuera el máximo goleador?

R. Aposté en su día por Soldado y no ha venido. Hay muy buenos delanteros: Podolski, Mario Gómez... Me gustaría que fuera Llorente porque es un finalizador. No juega para influir como un centrocampista, sino para poner el punto final. Es diferente en una selección diferente.

P. Usted fue un buen goleador.

R. Yo era un medio zurdo al que Zabalza puso de delantero en Osasuna, junto a Ziganda, porque ya teníamos a Martín para jugar en la banda izquierda. Me acuerdo que, fuera, debuté en el Camp Nou. Perdimos por 4-0, pero los defensas del Barcelona me sacaron dos tiros en la raya.

P. ¿Es mejor este Barça que el dream team al que se enfrentó?

R. Es más creativo y bonito.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.