Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hundimiento de un modelo

El Villarreal desciende a Segunda después de 12 temporadas en la máxima categoría codeándose con la élite

El presidente Fernando Roig (derecha) y su hermano Juan. AFP

Marcó Tamudo y Fernando Roig, presidente del Villarreal, ya no pudo más. Estuvo aguantando el carrusel de resultados como buenamente pudo. El gol en Vallecas terminó de hundirle. Se va a Segunda un club que no hace mucho llegó a tocar techo con unas semifinales en la Liga de Campeones y un estilo generoso y atractivo.

Temeroso por la victoria del Zaragoza en Getafe y por la incertidumbre que trasladaba el empate en Vallecas, El Madrigal acabó hundido tras una segunda mitad en la que su equipo vivió mayormente metido en su campo, asustadizo ante la posibilidad de encajar un gol que pudiera convertir su pesadilla en una realidad muy cruda. Y sucedió, Falcao cazó un córner con un salto y un remate prodigioso de cabeza. Luego, llegaron las noticias de Vallecas. Los rostros desencajados de Fernando Roig, dueño del club, y de José Manuel Llaneza, director general, resumen el partido y la temporada de un equipo que no estaba acostumbrado a manejarse en el fango. Se esperaban cinco minutos finales dramáticos en El Madrigal, pero no tan trágicos. Las lágrimas de la hinchada son la culminación a un cúmulo de circunstancias. La venta de Cazorla, la lesión de Rossi, la destitución de Garrido, la de Molina y finalmente la hecatombe con Lotina al frente.

VILLARREAL, 0 - ATLÉTICO, 1

Villarreal: Diego López; Mario (Nilmar. m. 89), Musacchio, Zapata, Jaume Costa: Senna, Marchena (Ángel, m. 67), Bruno; Borja Valero; Hernán Pérez (Wakaso, m. 84) y Marco Ruben. No utilizados: César; Gonzalo, Camuñas y Cani.

Atlético: Courtois; Juanfran (Mario Suárez, m. 75), Miranda, Godín, Filipe Luis; Tiago, Gabi (Koke, m. 57); Salvio, Diego, Adrián; y Falcao. No utilizados: Asenjo; Domínguez, Antonio López, Pizzi y Pedro Martín.

Gol: 0-1. M. 88. Falcao

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a Gabi, Tiago y Miranda, por parte del Atlético, y a Jaume Costa, por parte del Villarreal.

Unos 34. 000 espectadores en el estadio de El Madrigal.

Nada como la alineación de Lotina, con un trivote (Senna, Marchena, Bruno) para descifrar la travesía en el desierto que para el Villarreal ha supuesto esta temporada. Se ha desfigurado la dirección de la entidad contratando a tres entrenadores en un mismo curso y también el estilo, desintegrado por la desesperada situación. Equipo continuista con los inquilinos de su banquillo y alegre con la pelota en sus mejores años, culminó una temporada atípica para lo que venía siendo un club modélico. La derrota, con el empate le hubiera bastado para salvarse, bajaba el Granada, castigó un planteamiento demasiado conservador, sobre todo, en la segunda mitad. En la primera tuvo algo más de osadía. Marco Rubén, con una buena maniobra de giro y disparo, Senna con un potente disparo y Marchena con un cabezazo a la salida de un córner pudieron marcar. En la segunda mitad, el miedo le acabó condenando. El drama también se lleva por delante al Villarreal B, que desciende a Segunda División B porque no puede compartir categoría con su equipo nodriza.

El once de Lotina, con un trivote, da cuenta de la pérdida de la identidad sufrida

Al Atlético la victoria, con el resultado que se dio en La Rosaleda, no le sirve para meterse en la Liga de Campeones. Hoy parten los rojiblancos hacia Colombia, aprovechando el tirón de Falcao, para disputar tres amistosos en 10 días con fines recaudatorios. Con todo, tal y como anunciaron sus propios dueños, la continuidad del colombiano y Diego se antoja muy complicada sin los 20 millones de euros que garantizan la entrada en la fase de grupos de la Liga de Campeones. La cuarta plaza hubiera supuesto que el Atlético se pudiera dar un respiro en ese agotador vivir al día en el que se ve obligado a desenvolverse. Sin Arda sancionado, y con el muy mejorado en el último mes Mario Suárez en el banquillo, el Atlético enseñó esa otra cara que le ha asomado en algunos partidos de la Liga. Apenas pesó en el partido durante el primer tiempo y fue otro equipo, más ambicioso, aunque no muy fluido con el balón en el segundo. Filipe Luis y Salvio pudieron marcar antes que Falcao, que pudo hacer su último gol oficial como rojiblanco.

Más información