Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL DOPAJE

Aclarados positivos históricos

Los agentes achacan al doctor de origen colombiano hasta un caso de dopaje en Pekín 2008

Las últimas operaciones antidopaje llevadas a cabo por la policía al amparo del artículo 361 bis del Código Penal, al que remite la ley española, tienen como denominador común tanto la ausencia de engorrosos sistemas de transfusión de sangre —desde la Operación Galgo, en diciembre de 2010, no ha vuelto a surgir el asunto— como la participación activa de deportistas en la denuncia de las actividades delictivas de lo que se llama “el entorno”.

Xavier Tondo, el fallecido ciclista del Movistar, dio origen a la Operaciò Cursa al trasladar a los Mossos unos correos electrónicos que había recibido ofreciéndole sustancias dopantes. Fue un caso en el que la colaboración fue gratuita, sin recibir nada a cambio. Sin embargo, la mayoría de los colaboradores son arrepentidos, deportistas que han sido suspendidos por dopaje y que obtienen a cambio de colaborar y denunciar a sus proveedores rebajas en sus sanciones, según contempla tanto la ley española como el Código Mundial Antidopaje. Fueron los casos de Moisés Dueñas y Yesenia Centeno, con reducción a la mitad de sus sanciones pese a que las investigaciones originadas con sus denuncias fueron archivadas por los jueces a pesar de los indicios de dopaje presentados contra distintas personas.

Ha sido el caso de David García Dapena, a quien el Tribual Arbitral del Deporte (TAS) redujo su sanción de 24 a 18 meses, y de José Luis Blanco, a quien se le ha reducido de dos a un año, y cuyo fruto se ha conocido en la Operación Skype. En cambio, el TAS no apreció lo suficiente la colaboración de Paquillo Fernández, implicado en la Operación Grial en 2009 y a quien anuló la rebaja de sanción aplicada en su momento por la federación española.

Alberto Beltrán, el médico español de origen colombiano y residente en Bahréin a quien la policía asigna el cargo de jefe de la trama, se inscribe en la línea de otro médico que pasó, brevemente, por prisión y que está imputado en dos casos, Puerto y Galgo, y a la espera de juicio, Eufemiano Fuentes, y también en la de Walter Virú, imputado en la Operación Grial. Su peso fue importante, al menos en la historia reciente del deporte español, pues, según la nota de prensa de los Mossos, se ha podido constatar su “implicación directa” en los positivos de deportistas que participaron en competiciones internacionales en los últimos años. Habla la nota de los juegos de Pekín 2008 (donde se produjo el dopaje por EPO de la ciclista Maribel Moreno), en la Vuelta a Portugal de 2009 (caso triple de CERA de Nuno Ribeiro, Isidro Nozal y Héctor Guerra), la Vuelta a España 2010 (David García) y el Campeonato de España de atletismo (José Luis Blanco, quien posteriormente logró una medalla en los 3.000 obstáculos en los Europeos de Barcelona).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información