El Unicaja se mete en el top-16

Los malagueños derrotan a un débil KK Zagreb (67-82) y se aseguran el pase

El Unicaja estará en el top-16. Tras haberse complicado la vida en las jornadas anteriores los de Chus Mateo sellaron su pase a la siguiente fase de la competición al doblegar a un endeble KK Zagreb (67-82), evitando, de paso, jugárselo todo en la última jornada ante el invicto CSKA de Moscú. Las últimas cuatro derrotas del equipo español en la Euroliga y el nuevo rumbo del Zagreb, que contó sus primeros encuentros por sonadas palizas aunque mejoró en las últimas jornadas, amenazaban un duelo más complicado del que finalmente fue. Freeland, algo gris en fechas recientes, comandó al equipo ante un rival en el que apenas Simon y Heytvelt diesen el tono.

En Zagreb, desde el inicio quedó claro que las defensas no ganarían el partido. El Unicaja, con la baja de Valters, entró congelado al encuentro, como si no les fuera la clasificación en él, tal vez lastrados anímicamente por la marcha errática de los últimos partidos, dejando a Mario Kasun, uno de los escasos nombres propios importantes de los croatas, jugarse a sus anchas los primeros balones. El pívot dio en la diana con algunos de ellos, pero los de Zagreb lo acompañaron con un nulo balance defensivo, que provocó que el Unicaja anotara varias veces tras recibir canasta, con Freeland y Zoric aprovechando los despistes.

KK ZAGREB, 67-UNICAJA, 82

KK Zagreb: Babic (5), Simon (16), Rancic (9), Kasun (8), Heytvelt (12)- cinco inicial- Mulaomerovic (5), Dia (2), May (6), Masic (0) y Ozbolt (4).

Unicaja: Rowlad (5), Fitch (7), Peric (10) Freeland (17), Zoric (16)- cinco inicial- Garbajosa (5), Lima (5), Rodríguez (11) y Payne (6).

Parciales: 22-20, 17-25, 13-20, 15-17.

Árbitros: Taurino (ITA), Zamojski (POL) y Rutesic (MNE).

Novena jornada del grupo B de la Euroliga disputado en el Arena de Zagreb (Croacia) ante unos 3.000 espectadores.

Más información
La fiesta no decae
El Caja Laboral tritura al Nancy

Otro que se quiso aprovechar fue Payne, estupendo en el segundo cuarto con sus penetraciones. El Zagreb, mientras tanto, hacía honor a las estadísticas que le colocan como el equipo que más balones pierde de la Euroliga (16,6 por encuentro, hoy 21), con Kasun, un pívot poco conocido por su finura, animándose a intentar un costa a costa en el que inevitablemente acabó regalando el balón. Del mismo modo justificó su puesto como conjunto que más puntos recibe (87,2), viendo derrumbarse a su defensa cada vez que los andaluces ejecutaban un bloqueo directo, incapaz también de controlar el rebote defensivo. Sin embargo, el marcador no acababa de despegarse, debido principalmente a que tampoco faltaban las imprecisiones del Unicaja y al acierto en los triples (al descanso: 1 de 8, un 18%, para Unicaja; 4 de 13, un 30%, el Zagreb).

Zoric siguió castigando a su exequipo y le sacó la tercera personal a Kasun poco después de volver del vestuario. Golpe anímico para un equipo que poco a poco se iba deshaciendo, viendo cómo la ventaja crecía poco a poco, superando los 10 puntos, pese a que al Unicaja le costaba convertir los tiros cómodos que generaban prácticamente en todos sus ataques, donde Freeland fue el que más réditos obtuvo. A medida que crecía la diferencia, el Zagreb se encomendaba más a los triples como tabla de salvación. A excepción de Simon, el único que parecía capaz de causar daños acudiendo a otros registros. Demasiado poco, en todo caso, para un equipo que seguía teniendo un agujero en su canasta.

El último cuarto se fue consumiendo sin que el Zagreb pudiera encadenar tres ataques consecutivos que encendieran sus ánimos o los de su público, o tres defensas que hicieran pensar en la remontada. El Unicaja, conforme, pudo poner el piloto autómatico rumbo a la victoria y al top-16, y quitarse el miedo de encima tras los últimos encuentros.

Joel Freeland lanza a canasta ante el KK Zagreb.
Joel Freeland lanza a canasta ante el KK Zagreb.ANTONIO BAT (EFE)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS