Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hemed descompone al Granada

En la reanudación del encuentro suspendido por el paraguazo a un linier, el atacante del Mallorca logra de penalti un empate en el desierto estadio de Los Cármenes

El Mallorca logró igualar el partido más largo de esta Liga. 17 días después de la suspensión del Granada-Mallorca que se produjo el pasado 20 de noviembre tras el famoso paraguazo al linier Javier Aguilar Rodríguez, el equipo balear consiguió arañar un punto en la media hora que duró la reanudación del choque.

Ambiente muy extraño, opuesto a lo habitual. Desangelado y frío, como la noche, en el interior del estadio; y agitado como una fiesta en los aledaños, donde se concentraron varios miles de personas para recibir a los jugadores rojiblancos y para seguir después el duelo por la radio, en una iniciativa del club andaluz. Por el contrario, apenas cien personas en el interior, entre jugadores, técnicos, directivos, personal del campo y medios de comunicación.

GRANADA 2 - MALLORCA 2

Granada: Roberto; David Cortés, Iñigo López, Diakhaté, Siqueira; Yebda, Mikel Rico; Uche (Dani Benítez, min 84), A. Gómez, Jara; y Geijo.

Mallorca: Aouate; Zuiverloon, Nunes, Chico, P. Marí; Martí, Tissone (Pina, min 86); Pereira, Álvaro, Hemed y Victor.

Goles: 0-1, min 23. Victor con un disparo suave con la pierna derecha. 1-1 min, 50, Siqueira con un disparo cruzado. 2-1, min 59. Carlos Martins desde fuera del área. 2-2 min 64, Hemed de penalti.

Árbitro: Clos Gómez. Mostró amarillas a Nunes, Pablo Marí por el Mallorca y a David Cortés por el Granada.

Continuación (últimos 29 minutos) del partido correspondiente a la 13ª jornada del campeonato nacional de Liga, disputado a puerta cerrada en el estadio de Los Cármenes, debido a la suspensión del encuentro acaecida el pasado 20 de Noviembre, tras el impacto de un paraguas que sufrió en el rostro el linier Javier Aguilar Rodríguez.

Los técnicos introdujeron abundantes cambios respecto a los equipos que se encontraban en el césped la noche del paraguazo, algunos por cuestiones tácticas y otros obligados, debido a las lesiones sufridas en las últimas dos semanas por algunos jugadores claves de ambos conjuntos. A esto se añadía la prohibición federativa que impedía alinear a los dos futbolistas que fueron sustituidos durante los 61 minutos celebrados el pasado 20 de noviembre, Moisés para los granadinos y Nsue para los baleares.

El Mallorca, que afrontaba el duelo con la obligación de atacar desde el principio, se encontró con un penalti nada más reanudarse el partido, en un forcejeo entre Iñigo López y Hemed. El delantero israelí fue derribado en el área y no desaprovechó la ocasión para conseguir la igualada.

Esta circunstancia provocó un intercambio de papeles instantáneo. Los bermellones se replegaron automáticamente, buscando defender el tesoro encontrado, mientras que los granadinos tuvieron que olvidar la intención primaria, la de defender los tres puntos de los que presumía, para volver a la caza de ellos.

A poco del final, en una jugada calcada a la del penalti, Uche fue víctima de un derribo en el área mallorquinista, que en esta ocasión Clos Gómez prefirió obviar. No hubo tiempo para más. El empate deja a ambos equipos tal y como estaban en la clasificación, aunque a los mallorquines les aleja algo más del descenso y a los granadinos, pese a que sentirán que se les ha roto el bolsillo, los deja en una cómoda duodécima posición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.