Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pragmático sueño del APOEL

El club de Nicosia es el primer equipo chipriota en acceder a los octavos de la Champions gracias un juego conservador y a un 'once' repleto de extranjeros - Pasan el Arsenal y el Leverkusen y se complica la vida el Chelsea

La primera victoria de un equipo chipriota en la fase de grupos de la Champions League, la del APOEL ante el Zenit de San Petersburgo (2-1) el 13 de septiembre de este año, parecía poco más que una anécdota. Pese a que estuviera en un grupo que no contaba con ninguno de los gigantes de la máxima competición continental, el cuadro de Nicosia debía enfrentarse a tres de los últimos cuatro campeones de la Liga Europa, los rusos (2008), el Shakhtar (2009) y el Oporto (2011).

Poco más de dos meses después, los chipriotas han alcanzado, sin embargo, otra marca histórica para el pequeño país mediterráneo de alrededor de 800.000 habitantes, que nunca había presumido de un representante en la segunda fase del certamen europeo. El Apoel se clasificó para los octavos de final con un partido de antelación, tras haber ganado otro duelo, ante los campeones de Portugal (2-1), y haber empatado los tres enfrentamientos a domicilio, el último y decisivo este miércoles en el campo del Zenit (0-0). Una victoria ante el Shakhtar en la última jornada le aseguraría, además, el primer puesto del grupo. Un sueño construido con una buena dosis de realismo, con mayoría de jugadores extranjeros (principalmente brasileños y portugueses) y con un juego basado en una defensa coriácea y el contraataque.

Su entrenador, Ivan Javonovic, es un serbio que ha fraguado su carrera entre la capital de la isla mediterránea (ya estuvo al mando del APOEL entre 2003 y 2005 antes de volver en 2008) y Grecia, donde entrenó al Panahaiki y el Iraklis. Su goleador, Aílton, es brasileño. Con tres tantos en la fase de grupos y cuatro en la fase previa, ha sido el máximo artífice de la sorprendente clasificación de su equipo. El otro delantero, Ivan Trickovski, menos eficaz cara a la portería pero más técnico, es armenio. En la portería está Urko Pardo, un belga-español con un pasado en el filial del Barcelona, mientras entre la defensa y el centro del campo el idioma más utilizado es el portugués, entre los lusos Paulo Jorge, Nuno Morais y Hélio Pinto y los brasileños Bonaventura, Oliveira y Gustavo Manduca. Este último es otro de las bazas del equipo, autor en los cinco partidos del grupo de dos goles y una asistencia.

Los únicos chipriotas que suelen figurar entre los titulares son el defensa Poursaetides y el medio Charalambidis. Ambos fraguaron su carrera en Grecia antes de volver a la isla de nacimiento. "Son todos jugadores que trabajan duro en cada duelo y que tienen el deseo de alcanzar algo realmente importante. Creo que estas fueron las claves de nuestro éxito", afirmó pletórico el técnico Javonovic tras colarse entre los mejores 16 de Europa.

"Este es un resultado fantástico para nosotros", declaró el entrenador; "podemos ser un equipo pequeño en comparación con los gigantes europeos, pero tenemos un equipo con un gran corazón". Y más corazón que fútbol tuvieron los chipriotas en el partido decisivo, totalmente desinteresados del control de la pelota como en los anteriores choques continentales. El Zenit llevó el peso del partido durante los 90 minutos y sometió a los chipriotas a una presión constante que se convirtió en un verdadero asedio los últimos 20 minutos. El APOEL respondió con una resistencia numantina. Tuvieron como aliados inesperados a los aficionados del Zenit, que lanzaron bengalas al campo y obligaron al árbitro a suspender dos veces el partido durante unos minutos, entrecortando el acoso a la portería rival del equipo de Spalletti. Los rusos, segundos del grupo G con ocho puntos, deberán jugarse el pase en Portugal ante el Oporto (siete), que ganó (0-2) en el campo del Shakhtar (dos), matemáticamente eliminado. El APOEL alcanzó el sueño tirando de pragmatismo.

El Arsenal se clasifica; el Chelsea se complica la vida

El Arsenal certificó su pase a los octavos ante el Borussia Dortmund (2-1) con dos tantos de Van Persie, devastador este curso (13 tantos en la Premier y cuatro en Europa entre el grupo y la fase previa). Los campeones de Alemania tienen todavía una remota esperanza de alcanzar la segunda fase gracias a la victoria del Olympiacos en Marsella (0-1). Los griegos, con seis puntos, son terceros a uno de los franceses, segundos con siete. El Borussia, último con cuatro, debería golear al Marsella (la ida terminó 3-0) y esperar que el Arsenal, ya clasificado como primero del grupo F, doblegue al Olympiacos.

En el grupo del Valencia, el Bayer Leverkusen ganó (2-1) al Chelsea, un resultado que clasifica a los alemanes y que complica el camino tanto de los blues como del equipo de Emery, pese al festín que los españoles se dieron ante el Genk (7-0). Mientras los alemanes, primeros con nueve puntos, visitarán a los modestos belgas, Chelsea y Valencia, ambos con ocho puntos, se medirán en Stamford Bridge. Un empate a cero clasificaría al conjunto de Villas Boas, mientras que la igualada a goles daría al pase a los españoles.

Finalmente, en el grupo del Barcelona, los checos del Viktoria Plzen se impusieron al BATE Borisov (0-1) y se acercaron al objetivo de clasificarse para la Liga Europa (suman cuatro puntos por dos de los bielorrusos).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.