Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nos faltó profundidad"

Del Bosque y los jugadores señalan sus errores, pero reivindican que no perdieron la identidad futbolística en momento alguno

Euforia y contrariedad. Euforia, la destilada por Fabio Capello al final del encuentro, abrazando la victoria como una reivindicación de sus decisiones tácticas y de su apuesta por jugadores jóvenes como el zaguero Phil Jones, el ariete Welbeck y el medio Rodwell, además de la pareja defensiva formada por Jagielka y Lescott. Contrariedad. La de Vicente del Bosque, cuyas educadas palabras destilaban estupor por el juego defensivo de Inglaterra, que ganó con su única oportunidad de gol en todo el partido.

"Inglaterra es un equipo muy ordenado que nos ha dejado llevar la iniciativa y ha aprovechado una falta para hacer el gol, lo que ha reforzado su idea inicial", definió el seleccionador español. "Un equipo muy físico que sigue al pie de la letra las instrucciones de su entrenador", añadió. Del Bosque admitió que la incapacidad de España para romper el cerrojo inglés puede ser una advertencia de cara a la Eurocopa de 2012, pero matizó: "Hasta ahora, siempre que nos hemos encontrado en esa situación hemos ganado". "Se podía esperar una Inglaterra tan encerrada", continuó Silva, que compite en la Premier League con el Manchester City. "Últimamente todos nuestros rivales juegan así y eso lo complica todo mucho. Se cierran y en una jugada a balón parado nos intentan meter gol", prosiguió el canario. "Sí, y el tanto nos lo han metido en una falta absurda", coincidió Xavi. "Nos ha faltado un punto de profundidad y hemos generado ocasiones suficientes como para no perder".

Desde que conquistó la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010, España provoca pavor entre sus contrarios. Pocos son los equipos que se atreven a buscarle en el cuerpo a cuerpo, planteando el encuentro con cara y ojos, y muchos los que le esperan en su área. Si España tocó 350 veces el balón en el campo inglés, su contrario solo lo hizo en 75 ocasiones en el español. Pero los amistosos no son su fuerte. Desde aquella mágica tarde en Sudáfrica, La Roja ha disputado nueve encuentros no oficiales con la siguiente cosecha: cuatro victorias, un empate y cuatro derrotas. En tres ocasiones, se enfrentó a equipos que conocen lo que es ganar un Mundial ?Inglaterra, Italia y Argentina? y en las tres salió derrotada.

"Pero no tengo la sensación de que España haya jugado mal ni de que tengamos un problema por perder con Argentina, Italia e Inglaterra, tres campeones del mundo", argumentó Busquets, que tuvo una de las mejores ocasiones de la selección en la primera parte del duelo, cuando remató acrobáticamente desde el área pequeña. "El partido dura dos minutos más y metemos el gol", añadió el centrocampista del Barcelona. "Todos los rivales se cierran contra nosotros y buscan la contra. Nosotros lo estamos haciendo bien. Lo que nos está pasando con España me recuerda a lo que pasa con el Barça".

Los internacionales, derrotados en un escenario mítico y ante una selección correosa, prefirieron analizar el resultado en positivo. "El equipo no ha perdido su identidad tras el gol de Inglaterra", recordó Mata, otro que sabía qué esperar, porque también se desempeña en la Premier, en el Chelsea. "Nosotros seguimos jugando y tuvimos ocasiones. Inglaterra va a ser favorito en la Eurocopa porque por la plantilla y la historia que tiene puede serlo. ¿Las derrotas en los partidos amistosos? La realidad es que los últimos no han salido muy bien... pero también que los últimos encuentros oficiales sí que han salido bien", cerró.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.