Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El destino inglés del Kun

El City paga 45 millones por Agüero, que no tenía otra salida tras forzar su marcha del Atlético

Tras dos meses deshojando la margarita, a la espera de una llamada del Real Madrid que no llegó, Sergio Agüero ha dado definitivamente su visto bueno a la única oferta firme que tenía y ha cambiado el rojo y blanco del Atlético por el azul celeste del Manchester City. A su pesar, era la única salida que le quedaba después de forzar su salida del que ha sido su club las últimas cinco temporadas. El pacto de no agresión entre Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético, y Florentino Pérez, presidente del Madrid, y la insatisfactoria oferta del Juventus, reacio a pagar su cláusula de rescisión, 45 millones de euros, no le han dejado otra opción que emigrar al equipo del norte de Inglaterra. El mismo al que Tévez, compañero en la selección argentina y que negocia su salida del cuadro de Roberto Mancini, no le recomendó ir durante la Copa América: "Allí no vuelvo ni de vacaciones".

Tras aterrizar en Londres poco después de las 7.00 en un vuelo procedente de Buenos Aires, Agüero se ha trasladado a Manchester para pasar el reconocimiento médico antes de estampar su firma en las oficinas del club por cinco temporadas, en las que cobrará nueve millones anuales -solo le superan el madridista Cristiano Ronaldo (12), el azulgrana Messi (10,5), Torres en el Chelsea (10) y Rooney en el United (9,5)-. "Ya soy jugador del City. Feliz de estar en este club y en esta ciudad", ha escrito en Twitter el delantero a las 21.42. Ha sido el punto final a un pulso de dos meses entre el delantero y el Atlético, que en 2006 se adelantó al Bayern y le fichó abonando 23 millones al Independiente. Entonces solamente tenía 17 años. "Jamás se pagó tanto por un menor de edad, pero era un mediapunta habilidoso sin igual y nos decidimos", decía con orgullo Gil Marín cada vez que el futbolista lideraba al Atlético con sus gambetas y su sociedad con Forlán.

"¡El Atlético es el mejor equipo de Europa!", gritaba Agüero el pasado agosto tras ganar la Supercopa europea ante el Inter y mientras lanzaba un mensaje que resume las razones de su traspaso a la Premier: "¡Esto no queda ahí. Vamos a por la Liga!". "Es un picasso y es nuestro. Lo único malo que tiene es su entorno, que a veces le aconseja como no es debido... ", explicaban los administradores del Atlético.

Pese al interés de media Europa, Gil Marín rechazó en lo más crudo del pasado invierno una oferta de 60 millones de euros del Chelsea por Agüero y Godín. Un año antes, el Manchester City era el que ponía sobre la mesa 50 millones por el Kun, cinco por debajo de la cláusula del jugador en ese momento. Sin embargo, los nefastos resultados deportivos en la Liga (el conjunto rojiblanco fue séptimo) y la ausencia de un proyecto ambicioso pese a las continuas promesas de armar un plantel competitivo terminaron truncando una relación que Emilio Gutiérrez, el responsable de márketing y la mano derecha de Gil Marín, definía como "una luna de miel".

Los vaivenes en la cancha, con el equipo dando tumbos en la Liga y en Europa, agotaron la paciencia del Kun un año después de ganar sus dos únicos títulos de clubes: la Liga Europa y la Supercopa. Amargado por la vuelta a la realidad tras sentirse campeón contra el Fulham y el Inter del triplete, Agüero se posicionó el 23 de mayo, horas después de presentarse en el Calderón para exigir su salida. "Ha llegado el momento de irse, no se trata de una cuestión económica sino estrictamente deportiva", dijo en las redes sociales. "Era el niño mimado, la cabeza visible de nuestras campañas de promoción, con un sueldo de 6,5 millones de euros, dos más de los que cobra Forlán y al alcance del Barcelona y Madrid y pocos más... Le teníamos entre algodones, era la joya de la corona... Y pese a todo montó la que montó", resumía Gutiérrez días después.

Aunque no figura entre las 10 mayores operaciones del mercado, el traspaso del Kun es el tercero mayor de la historia en el que el vendedor es un club español. Por delante solo quedan el de Figo en 2000, cuando cambió la camiseta del Barça por la del Real Madrid (61 millones) y la de Mendieta un año después: entonces el centrocampista se mudó del Valencia al Lazio por 48 millones.

El Atlético, con tres atacantes -Forlán, que ha regresado hoy y se ha ofrecido para la previa de la Liga Europa mañana ante el Stromgodset, noruego (21.00, Telemadrid); Adrián y Diego Costa, al que se busca destino- empleará unos 15 millones en cerrar, presumiblemente, la llegada de Osvaldo (Espanyol) para la delantera. Luego buscará un mediapunta.

Diego Costa, operado de la rodilla, será baja seis meses

El Atlético afrontará hoy (Telemadrid, 21.00) la ida de la tercera ronda previa de la Liga Europa contra el Stromgodset, noruego, con un solo delantero en plenas facultades. La lesión de Diego Costa, que anoche se rompió el ligamento cruzado anterior y el menisco interno de la rodilla derecha y hoy ha sido operado, deja a Adrián como el único punta al 100% del que podrá disponer Gregorio Manzano. "También tenemos a Forlán... El domingo ganó la final de la Copa América. Esperamos que esté bien de físico", expresó el técnico. El uruguayo renunció a sus vacaciones y se ofreció para la eliminatoria: "Hay cansancio, pero vine a jugar. No estoy acostumbrado a no hacerlo".

La lesión de Diego Costa, que estará de baja cerca de seis meses, impedirá su venta este verano. El Atlético empleará 15 millones en intentar fichar a Osvaldo (Espanyol). Luego, buscará un mediapunta. De momento, ya tiene gratis a Courtois (cedido por el Chelsea), Silvio (Braga) y Miranda (São Paulo), Tiago (Juventus) y Adrián (Deportivo).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información