Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDREA DOVIZIOSO | Piloto de MotoGP | A TODO GAS

"La sombra de Rossi es infinita"

Andrea Dovizioso (25 años; Forli, Italia) luce tres tatuajes, todos a la vista, en sus brazos. Uno de ellos es el número 34, dorsal con que se identifica a Kevin Schwantz, su ídolo, y dorsal que él lució tanto en 125cc como en 250cc. Una pequeña estrella en el número tres simboliza su título mundial en la categoría pequeña en 2004.

Pregunta. ¿A qué jugaba de niño?

Respuesta. Iba a las carreras de cross de mi padre, salíamos el sábado, dormíamos toda la familia en un camping y los domingos, el día de la carrera, yo jugaba con la bicicleta, también con la tierra y el barro. Me lo pasaba genial en aquella época, cuando estaba toda la familia unida.

P. ¿Dónde dio su primer beso?

R. En casa de un amigo. A una amiga. Mejor precisar...

P. ¿Cómo se imaginaba a los 25 años?

R. En mi cabeza siempre estuvo llegar aquí, aunque, por mi carácter, pensaba que sería imposible. A pesar de que siempre me fue bien en el fútbol, en el cross y cuando comencé con las minimotos, donde era el más rápido, llegar solo al mundial de 125cc era ya una quimera. Antes de que yo naciese mi padre ya quería que fuera piloto.

P. ¿Cómo es su casa?

R. Vivo desde hace dos años en una casa bellísima, en Forli, donde siempre he vivido. Es uno de mis sueños: una casa vieja en el campo, restaurada, 12.000 metros cuadrados de campiña. Vivo con mi madre, mi hermana, mi chica y mi hija. Es relajante.

P. ¿Qué coche tiene?

R. Tengo dos Audi, un A6 y el R8.

PR. Vino.

P. ¿Qué lleva siempre en la maleta?

R. Las zapatillas de deporte. Y últimamente la foto de mi hija.

P. ¿Tener una niña esperándole en casa le hace perder unas décimas en pista?

R. Me ha hecho ir más rápido, al menos un segundo.

P. ¿Sabe Sara a qué se dedica papá?

R. Me reconoce cuando salgo en la tele, pero lógicamente aún no entiende nada porque tiene 19 meses.

P. ¿Sigue algún ritual en las carreras?

R. Me pongo siempre el guante izquierdo y luego el derecho.

P. ¿Qué es lo que más le pone de ser el primer italiano en este Mundial?

R. Estoy muy satisfecho, pero no al 100% porque aún no he conquistado a los seguidores italianos. No soy considerado como el primer piloto italiano en MotoGP, que es lo que soy. Lo entiendo, Valentino ha ganado tantos títulos y Simoncelli va muy rápido.

P. ¿Cómo de alargada es la sombra de Rossi?

R. La sombra de Rossi es casi infinita. Yo podría ganar cinco mundiales en los próximos cinco años y siempre estaría tras la sombra de Rossi, que ha dado mucho al Mundial, por sus resultados, pero también por el carisma que tiene. Es algo que no me pesa, ni me molesta.

P. ¿Cuántos huesos se ha roto?

R. Afortunadamente, pocos. Uno grande y un montón de los dedos.

P. ¿Se pueden hacer amigos en el paddock?

R. En cualquier lugar puedes encontrar un amigo, pero es muy difícil encontrar una amistad verdadera en el Mundial. Tener un amigo al que ves solo en las carreras no es un amigo.

P. ¿A quién admira?

R. Admiro a las personas que entienden de qué va el mundo. Hay mucha gente que vive solo por la imagen, por las apariencias. Quien lo entiende de verdad vive la vida mucho mejor.

P. No conocía esta faceta suya tan trascendental.

R. A mí me conocen pocas personas. Soy tímido.

P. ¿Cuál es su piropo preferido?

R. Me gusta que me digan que soy verdadero.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.