Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kevin López y Manuel Olmedo brillan en los 800; tropiezo de Dayron Robles

Los sevillanos logran su mejor marca personal en Barcelona y el cubano acaba el último tras tropezar con una valla

Las vallas están hechas para obstacular al atleta. Y puede que a veces hasta un campeón se tropieze con ellas. Llega cabizbajo a la meta final, Dayron Robles. El campeón olímpico de los 110 metros vallas chocó con un obstáculo en la recta final de la carrera que lo veía favorito y perdió el ritmo hasta acabar último. "Para mí todas las carreras son importantes, entonces no estoy contento. Hoy todo estuvo bien hasta la séptima valla, pero me siento en forma para competir en el mundial" afirmó. La gran estrella de la noche barcelonesa dejó paso a su rival directo, el británico Andy Turner, que ganó con un modesto tiempo de 13,33 segundos. Robles se había mostrado muy ilusionado de poder competir en una pista donde sus compatriotas Javier Sotomayor y Maritza Martén subieron a lo más alto del podio, pero esta vez la magia no se repitió.

Sin embargo, el estadio olímpico donde el atletismo español logró sus dos primeras medallas de oro de la historia en los Juegos de 1992 -con Fermín Cacho en los 1.500 metros y Daniel Plaza en la marcha- fue el escenario de otra exhibición del equipo de casa. En la final de los 800 metros Kevin López (1m 44,49s) y Manuel Olmedo (1m 44,56s) ganaron y se hicieron con el primero y el segundo puesto, respectivamente. Además ambos realizaron sus mejores marcas personales, sellando el pase al Mundial de Daegu (Corea) que tendrá lugar en un mes. Olmedo se mostró muy confiado por la marca realizada de cara a la cita asiática.

La sorpresa fue representada por el segundo puesto de Angel Mullera en los 3000 metros obstáculos, detrás del favorito, el keniano Kipchoge. Mullera también llegó a conseguir su mejor marca personal y se puso como objetivo llegar a la final del Mundial.

Hubo gloria también por Natalia Rodríguez: la atleta tarraconense se lució en la prueba de los 1.500 metros (4m 1,5s, mejor marca española del año), pero no pudo con la rusa Gorbunova. Sin embargo, Rodríguez está satisfecha de su carrera: "He acabado teniendo buenas sensaciones y me he podido rescatar de la decepción del mitin de Madrid. Ahora quiero llegar a Daegu con la mejor forma posible" concluyó.

Ekaterina Gorbunova fue también nombrada mejor atleta de la manifestación, junto con el eritreo Zersenay Tadese, que arrasó en la prueba de los 5.000 metros acercandose a su récord personal. De cara a la cita mundial el fondista eritreo dijo: "Estoy muy satisfecho con el tiempo y eso me ayudará a coger confianza para el mundial, en el que intentaré conseguir el oro en la preuba de los 10.000 metros".

Más de 7.200 personas acudieron al estadio olímpico en una noche en la que Montjuic lució sus mejores galas para celebrar un acontecimiento que no es simplemente un mero acercamiento al mundial. En una tarde más de otoño que típica de un pleno verano, los atletas no defraudaron, y la gente tampoco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.