Política en el estadio

La remodelación de las instalaciones deportivas para la celebración de la Copa América en Argentina va unida al intento de algunos gobernadores del país de ser reelegidos

Argentina invirtió 62 millones de euros para construir un estadio y remodelar los otros siete en los que se disputa la Copa América. El Estado y las provincias aportaron fondos para hacerse cargo de los costes y aprovechar la ocasión para mejorar la popularidad de los gobernadores provinciales en un año de elecciones generales.

El estadio en el que más se invirtió fue el nuevo Bicentenario de San Juan (oeste de Argentina), unos 15,3 millones. El ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) le había prometido al gobernador de la provincia de San Juan, el también peronista José Luis Gioja, que el Gobierno federal se lo construiría. El campo, con capacidad para 25.000 espectadores, se inauguró con un partido amistoso entre Argentina y Venezuela en marzo pasado, antes de que en mayo se celebrara un plebiscito para reformar la constitución sanjuanina y autorizar así la posibilidad de que Gioja se postulase a una segunda reelección como gobernador en octubre próximo. En el Bicentenario jugarán el San Martín, que acaba de subir a Primera, y el Desamparados, que ascendió a Segunda y se enfrentará al River Plate.

El Ciudad de La Plata (57 kilómetros al sur de Buenos Aires) demandó una inversión de 16,7 millones para su remodelación. Este campo había sido inaugurado en 2003, después de años de demoras en su construcción, pero en 2010 fue refaccionado para agregarle, entre otras comodidades, un techo sobre todas las tribunas. Un cartel oficial dentro del campo recuerda el nombre del gestor de la remodelación del campo, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, el peronista Daniel Scioli, que buscará su reelección en octubre. Scioli reinauguró el estadio en diciembre pasado junto a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. El día de la apertura de la Copa América uno de los rivales de Scioli, Francisco de Narváez, desplegó una bandera gigante con su nombre en uno de los fondos del estadio para 36.000 personas en el que juega el Estudiantes, lo que provocó polémica entre el público que quedó debajo de ella.

El estadio mundialista de Córdoba, que se construyó para Argentina 1978, fue rebautizado el año pasado como Mario Alberto Kempes, la máxima estrella futbolística de esa provincia, y recibió una inversión de 11,8 millones para agregar gradas y ampliar el techo sobre una de las tribunas. El gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, reinauguró el campo remodelado poco antes del inicio de la Copa América con un espectáculo musical. El peronista Schiaretti mantiene una relación distante con Fernández y apoya a su antecesor, José Manuel de la Sota, como candidato a reemplazarlo en los comicios que se celebrarán en agosto. Es probable que el Belgrano use el Kempes, con capacidad para 57.000 espectadores, ahora que ha subido a Primera.

En Santa Fe (centro de Argentina) se modernizó y amplió el estadio del Colón, el llamado Cementerio de los Elefantes porque allí suelen caer los grandes clubes de Buenos Aires. El Colón y el Estado pusieron 6,9 millones para este estadio que alberga ahora a 47.000 personas. El Gobierno de Santa Fe, que está en manos del socialista Hermes Binner, candidato presidencial para las elecciones de octubre, ha hecho anuncios en televisión para destacar las reformas.

En Mendoza, el estadio Islas Malvinas, que se construyó para el Mundial de 1978, recibió una inversión de 6,7 millones para su remodelación. El campo, para 40.000 espectadores, fue reinaugurado recientemente por el gobernador de la provincia de Mendoza, Celso Jaque, que hasta último momento intentó reformar la constitución provincial para que se autorice su reelección. El parlamento mendocino frustró la ambición de este barón peronista, que finalmente ha apoyado a su ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, para sucederlo en las elecciones de octubre. Pérez y el exgoleador del Boca Juniors Martín Palermo también participaron en el acto de reapertura junto a Jaque. Allí juega el Godoy Cruz Antonio Tomba.

El estadio del Gimnasia y Esgrima de Jujuy (norte de Argentina), que juega en Segunda, fue ampliado tras una inversión de 3,4 millones. Ahora tiene un aforo de 23.000 personas. El Gobierno de la provincia de Jujuy, a cargo del peronista Walter Barrionuevo, recurrió a anuncios en televisión para promocionar la remodelación. El gobernador intentó que la justicia le permitiera saltear la norma constitucional que prohíbe la reelección, pero su intento no prosperó y por eso se postula a senador en octubre.

El estadio que en Salta (norte de Argentina) se construyó en 2000 para el Mundial Sub-21 del año siguiente fue apenas refaccionado para la Copa América. Este campo para 24.000 personas, en el que juegan equipos de lo que sería la Segunda B, recibió una inversión de 208.000 euros. El gobernador de la provincia de Salta, el peronista Juan Manuel Urtubey, logró la reelección el pasado abril y ya ha anunciado que buscará la presidencia de Argentina en 2015, cuando se celebren los siguientes comicios generales. En los últimos días, en pleno invierno austral, se ha enfrentado al Gobierno de Fernández por interrupciones en el suministro de gas en los hogares.

La única cancha que no se iba a modificar para el trofeo sudamericano era la del River, pero los destrozos que sus hinchas le causaron en las butacas y las entradas el mes pasado, cuando el popular club bajó a Segunda por primera vez en su historia, llevaron a que sea necesaria una inversión urgente de 696.000 euros. Los costes correrán por cuenta de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Las obras en el Monumental deberán acabar antes del 24 de julio, cuando se dispute la final, el único partido de la Copa América que se celebrará en Buenos Aires.

Estadio del Bicentenario, en la ciudad de San Juan, sede de la Copa América Argentina 2011.
Estadio del Bicentenario, en la ciudad de San Juan, sede de la Copa América Argentina 2011.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS