San Emeterio, el mejor de la ACB

El alero del Caja Laboral recibe el MVP de la Liga

Su escalada parece no tener límites. Tras estar a punto de salir por la puerta de atrás hace dos años al finalizar su primera temporada en el club, Fernando San Emeterio (Santander; 1984), alero del Caja Laboral, ha pasado de tener un papel secundario en el equipo a ser elegido hoy como el hombre más valioso de la fase regular de la ACB, un galardón que muestra el consenso sobre su nivel actual, ya que se concede con los votos de entrenadores, jugadores, medios de comunicación y aficionados. "Cuando llegas a un equipo siempre tardas un tiempo en asentarte, pero en los dos últimos años ha dado un grandísimo paso adelante en su carrera. Sin él, no podemos jugar", explica al otro lado del teléfono el ala-pívot Mirza Teletovic, capitán del equipo.

Un meteórico ascenso que tuvo como momento más brillante la última jugada de la temporada pasada. A falta de siete segundos para el final del tercer partido de la final, el favorito absoluto para levantar el trofeo, el Barcelona, se encontraba sorprendentemente contra las cuerdas tras haber perdido los dos primeros partidos en su campo. Con dos puntos por debajo en el marcador, San Emeterio capturó el rebote que le daba la oportunidad al Caja Laboral de matar al gigante dormido. Sin tiempo para pensar, cruzó el campo, dejó con el molde a un defensor de la talla de Basile y se enfrentó sin miedo a la intimidación de Terence Morris, que en su intentó fallido por detenerle, le hizo la falta. Pero a San Emeterio ya le había dado tiempo a meter la canasta. Luego, anotó el tiro libre y sentenció la Liga. "Fue un momento inolvidable, increíble. No tendría ninguna duda en volver a darle el balón. Tiene todas las armas posibles: su penetración, su tiro... Lo hace todo", recuerda Teletovic.

A pesar de ese final soñado, solo la salida de Sergi Vidal con dirección al Real Madrid evitó que el hoy MVP recalara en el Cajasol. Pese a no contar con la confianza del entrenador, Dusko Ivanovic, durante su primer año, San Emeterio siempre ha sostenido que no tuvo problemas con él en ningún momento y que su perseverancia cuando le costaba contar con minutos fue la que ablandó los tradicionalmente rígidos esquemas del entrenador montenegrino. Una vez labrada la confianza de Ivanovic, su rendimiento en la pista no ha dejado de aumentar. Así lo ha aclarado este año.

Los números que le han llevado al MVP demuestran su ascendencia en todas las facetas del juego. Con un promedio de 11,7 puntos, 5,4 rebotes y 3,3 asistencias (para una valoración media de 16,6, solo por detrás del estudiantil Nik Caner-Medley, con 17,6), San Emeterio se ha convertido en el hombre para todo que su técnico seguramente nunca esperó que fuera. Una labor que ha trasladado al vestuario. "Siempre esta ahí cuando necesitas un apoyo. Además, también es muy divertido... Y luego en la cancha es capaz de hacer de todo", asegura Teletovic.

A la hora de recibir el galardón, San Emeterio no ha dudado en fijar el título de la ACB como el próximo objetivo, pese a que clubes de la talla del Barcelona o el Real Madrid hagan que el Caja Laboral no parta con la vitola de favorito. "Esta liga es el próximo reto; el mío, el del equipo y el de la ciudad de Vitoria. Conquistar este título es el reto más inmediato". Palabra de San Emeterio, del mejor de la ACB.

San Emeterio entra a canasata durante un partido de la ACB.
San Emeterio entra a canasata durante un partido de la ACB.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS