Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | MALLORCA, 2 - GETAFE, 0

El Getafe se complica la vida en Mallorca

Dos goles a balón parado garantizan la permanencia a los de Laudrup

El pecado, la pésima defensa de los saques de esquina. La penitencia, el sufrimiento en las últimas cinco jornadas. El Getafe en su semana de chilabas y petrodólares se complicó definitivamente la vida ante un Mallorca que hizo los deberes y se garantizó su permanencia en Primera.

El Getafe arrancó dominador pero romo, cimentando su plan en posesiones tan elaboradas como inocentes. El Mallorca mientras, entre la necesidad y la decisión, prescindía de los trámites camino del área. Aprovechando la ventisca, que soplaba a su favor, los de Laudrup comenzaron a probar la firmeza de los guantes de Ustari. Una victoria certificaba la permanencia para el cuadro mallorquinista urgido por las matemáticas tras sestear en las últimas jornadas y la buscaron sin retórica.

MALLORCA, 2 - GETAFE, 0

Mallorca: Aouate; Joao Víctor, Nunes, Ramis, Ayoze; Nsue, Martí, De Guzmán, Tejera (Aki, 60); Castro (Víctor, min. 69) y Webó (Cendrós, min. 91).

Getafe: Ustari; Miguel Torres, Cata Díaz , Marcano, Mané; Boateng, Parejo, Casquero (Arizmendi, min. 67), Víctor Sánchez (Sardinero, min. 46) Adrián (Pedro Ríos, min. 46), Miku.

Goles: 1-0, min, 24: Nunes, libre de marcaje, marca de cabeza en el área pequeña tras un córner lanzado por Tejera; 2-0, min. 67: Aki cabecea a la red tras un saque de esquina.

Árbitro: Ayza Gámez (comité valenciano). Amonestó al Cata Díaz, Víctor Sánchez, Tejera, Marcano, Martí.

14.668 espectadores en el Iberostar Estadi.

Nsue y Webó lo intentaron con disparos lejanos pero el premio estaba en la frontal del área chica. Allí lo encontró Nunes. Libre de marcaje, el central bermellón aprovechó el despiste de la zaga visitante para rematar de cabeza un córner lanzado por Tejera desde el flanco izquierdo.

Con el marcador en contra, el Getafe regresaba a la frontera del miedo. Arreciaba la tormenta recrudeciendo el escenario de las angustias. Míchel decidió entonces afilar su apuesta, Colunga y Víctor Sánchez dejaron su puesto a Sardinero y Pedro Ríos y los azulones se lanzaron al ataque sin remilgos. Las incorporaciones agitaron los ánimos y el ataque del Getafe que comenzó a rondar la portería de Aouate. Pero incapaces de descifrar el camino del gol, los azulones repitieron los pecados del primer acto.

De nuevo a balón parado, de nuevo libre de marca, el Mallorca encontró otro regalo de los visitantes. Akihiro Ienaga remató la pragmática propuesta del grupo de Laudrup con otro cabezazo tras un saque de esquina de Martí que Ustari presenció pasmado y sin respuesta. Arizmendi, a un palmo de la línea de gol, y Miku, a centímetros del poste, enviaron al limbo los últimos cartuchos de los de Míchel condenados definitivamente al sufrimiento por su negligencia defensiva.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.