Woods va a la caza de McIlroy

El norirlandés sigue líder y Tiger brilla como en sus mejores tiempos

En el pasado Open Británico, Rory McIlroy rompió en Saint Andrews el récord de una primera vuelta con 63 golpes. Pero en la segunda naufragó con 80. En este Masters, Rory McIlroy rompió el récord de Seve Ballesteros como el primer líder más joven, con 21 años (Seve tenía 23 en 1980). Y, aprendida la lección, ayer no solo siguió al mando, sino que se quedó solo al frente con 10 golpes bajo par, seguido de Jason Day con menos ocho. Por detrás apareció como un búfalo Woods, que recordó al gran Tigre de hace unos años en la segunda parte del recorrido, birdie tras birdie. Hasta siete en los últimos 11 hoyos. Tiger ha recuperado el colmillo y lleva mucho tiempo pasando hambre (desde 2008 sin grandes). Ayer estuvo fabuloso con el drive y con el putt, y firmó con 66 golpes su segunda mejor vuelta histórica en Augusta. Woods volvió a brillar como antaño, la viva imagen de un jugador completo, dominador en cada parte del campo y con cada palo.

Más información
Álvaro Quirós da el golpe
La lucha eterna de Olazábal
Quirós doma a la bestia
El chaval de los 13 coches
McIlroy juega al golf como un niño

El futuro del golf puede estar en ese trío que compartía ayer ronda: McIlroy, de 21 años; Ricky Fowler, de 22; y Jason Day, de 23. McIlroy brilló por encima de todos como un jugador superlativo. No solo tiene una gran pegada, a la altura de Quirós, sino que su swing es una obra de la naturaleza y juega al golf con una facilidad pasmosa. Nada en McIlroy parece mecánico ni forzado. Cualquier movimiento brota en él de manera suave. Está entre los 10 mejores, ha sido tercero en tres grandes y regatea la presión. Como dijo Quirós, "McIlroy es más maduro de lo que dice su edad". Tiger intentará demostrar que la hora de los niños todavía no ha llegado y que él sigue siendo el rey. Un vibrante duelo generacional.

Quirós volvió a lucir sonrisa pese a la "mala suerte" con los putts y las calles perdidas. Sergio García, también en zona noble, Jiménez y él recibirán hoy el ánimo desde fuera de Olazábal, la imagen de la impotencia al fallar el corte por tercera vez seguida: "Lo que me pasa es muy duro. Sé el problema, la posición arriba en el drive y la coordinación abajo, pero no la solución". Cuando llega la hora de la verdad, Tiger y Westwood han tomado posiciones para el asalto, Choi sigue arriba sin hacer ruido, Mickelson se ha desinflado y Kaymer, el número uno del mundo que el domingo puede dejar de serlo, falló su cuarto corte seguido. Hoy comienza la caza de McIlroy.

El norirlandés McIlroy, asciende por el 'green' del hoyo 18.
El norirlandés McIlroy, asciende por el 'green' del hoyo 18.MIKE SEGAR (REUTERS)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS