Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rugby vuelve a Montjuïc

La USAP de Perpiñan y el Toulon disputan los cuartos de final de la Copa de Europa y viajan a Barcelona 35.000 aficionados franceses

El 20 de mayo de 1928, un partido de rugby entre Italia y España inauguró el viejo estadio de Montjuïc. La montaña olímpica siempre fue un referente para el rugby catalán. Mañana (16.30, TV-3) regresa allí el balón oval. Las gradas estarán llenas, sonará L' Estaca, está previsto que Lluís Llach haga el saque de honor y ondearán banderas catalanas. Los actos lúdicos empiezan antes del mediodía y después del partido habrá fiesta y actuarán Els Pets. Juegan los Arlequines de Perpiñán, L'USAP, esos a los que en Francia llaman los catalanes. Se miden al poderoso equipo del Toulon en un partido grande de la Liga de Campeones del oval. Se espera que 35.000 aficionados "bajen" a Barcelona desde el sur de Francia para asistir a un partido que se ha vendido como la fiesta del rugby catalán. El Ayuntamiento habilitará autobuses especiales para acceder al Estadio Olímpico desde las diez de la mañana.

Cruza la frontera el rugby, y regresa a la montaña olímpica entre otras razones porque la comarca se le ha quedado pequeña a l'USAP. De la mano del Barcelona y de la Federación Catalana encuentra en el sur terreno abonado a golpe de sentimiento pancatalanista. Así, donde no alcanza el rugby, llega la senyera. A cambio ofrece la USAP su colaboración en la mejora del nivel en el maltrecho rugby catalán. Al tiempo, se vertebra una idea de plataforma publicitaria para las reivindicaciones soberanistas a través de uno de los equipos más competitivos de Europa.

"Es un día histórico para Cataluña y para el rugby catalán en general", señala Paul Gozé, presidente de la USAP. Pero no todo el rugby catalán está de acuerdo. "Es una fiesta del rugby, pero no es la fiesta del rugby catalán", tercia Toni Gabarró, presidente de la Santboiana, club decano del rugby español que se ha negado a firmar "la carta". "Me sabe mal, yo subía a ver jugar a la USAP con mi padre, pero la carta es un chantaje", asegura al referirse al documento de colaboración que ofrecen el equipo galo a los clubes catalanes. "Nuestra relación con la USAP es cero. En según que condiciones, mejor ni planteárselo. Preferimos mantener puentes abiertos con equipos irlandeses, que se ofrecen en la ayuda sin pedir nada a cambio, respetando el espíritu del rugby, no como excusa para sus intereses económicos. Ellos sólo están abriendo mercado económico", sentencia. Gabarró estará en el partido -"faltaría más, es un enorme día de rugby"- y lo hará invitado por el alcalde de Sant Boi.

David Rodríguez, director de la escuela de rugby del BUC, por el contrario, abre los brazos a la ayuda del norte. El histórico club barcelonés ha firmado "la carte" y defiende que el beneficio de abrir puentes con el club de Perpiñán es evidente.

"Les necesitamos y si están deberíamos aprovecharlo". Como ellos, otros 18 clubes han firmado el documento avalado por la propia federación catalana.

La llegada de la USAP subyace como razón para seguir dividiendo el rugby catalán, que hoy estará presente en Montjuïc, en las gradas y durante el desfile de las escuelas en la previa del partido. En el palco se espera la presencia de numerosos políticos. Han confirmado su presencia Felip Puig, Pere Portabella y por supuesto de Sandro Rosell, presidente del Barcelona. Dos equipos franceses de élite juegan un gran partido de Copa de Europa. Estarán jugadores de súper élite como Wilkinson, Contepomy, Mas o Edmonds. Aunque solo sea por eso, hay fiesta en Montjuïc.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.