Inmaculado Djokovic

El serbio arrolla a Fish y alcanza la final de Miami con su victoria 23 en 2011

23-0. Récord inmaculado en el circuito de 2011. Novak Djokovic se metió en la final del torneo de Miami con una facilidad asombrosa, sin brillar excesivamente. Ya ganó en 2007 y perdió con Andy Murray en 2009. Mardy Fish llegó a su límite ante un serbio iluminado este año, práctico y resolutivo. Cedió por 6-3 y 6-1. El estadounidense bastante hizo con alcanzar las semifinales para satisfacción también de su gran amigo Sergio García. El golfista español, que estuvo presente estos dias en las gradas de Crandon Park, comparte con él aficiones a los dos deportes.

Pero Djokovic fue demasiado. Solo en la primera parte del partido, suspendido con 2-2 en el marcador por la típica descarga de lluvia floridana, pareció que Fish daría guerra. No fue así. El viento previo a la tormenta había descontrolado a Djokovic. Pero después de la tempestad solo vino la calma meteorologica y la del serbio. Fish encadenó error tras error. Djokovic también, pero fue mucho más regular.

Más información

El número dos del mundo ganó su servicio y se lo quitó a Fish para ponerse 4-2. Fue el principio del fin. Con el 5-2 salvó hasta su tercer punto de rotura de su saque, mientras el estadounidense fue incapaz de culminar dos buenos golpes seguidos. Ni su potente saque ni su derecha funcionaron como ante Ferrer, Del Potro o Gasquet. Tampoco pudo aprovechar dos oportunidades más de rotura con un 5-3 para Djokovic que le hubieran metido de nuevo en la lucha. El serbio le forzó con golpes precisos y cruzados hasta fallos de voleas fáciles en la red.

Ya solo quedaba una posible reacción de Fish en el segundo set. Pero, si cabía esperar alguna, pronto se disipó la expectación. Perdió su primer servicio hasta con una doble falta de saque. El único inconveniente de Djokovic en su paseo hasta la victoria fue un giro en su rodilla tocada tras un peloteo. Pero no fue a más. Solo le permitió un juego al estadounidense al que Djokovic despachó en menos de hora y media.

Si se mantiene en esa línea, con más del 70% de primeros servicios y una fluidez magnífica, el serbio será una ecuación aún muy difícil de resolver por cualquiera que aspire a derrotarle en la final el domingo y romper su racha triunfal.

Novak Djokovic celebra su victoria sobre Mardy Fish en el Masters 1000 de Miami.
Novak Djokovic celebra su victoria sobre Mardy Fish en el Masters 1000 de Miami.ALAN DIAZ (AP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción