Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Voy a dejarme la piel"

Pedro de la Rosa cree que puede ayudar a mejorar el McLaren y comenta que es "terrible" saber que difícilmente tendrá otro volante oficial

En una jornada relativamente anodina, la llegada de Pedro de la Rosa al circuito de Montmeló aportó un halo de frescura. El piloto español , que acaba de cumplir 40 años, firmó un contrato de tres años con McLaren esta misma semana y esta tarde realizó su primera conferencia de prensa, vestido ya con los colores plateados de la escudería británica. No hacían falta palabras para comprobar hasta qué punto está ilusionado con su nuevo proyecto. "Voy a dejarme la piel", afirmó categóricamente queriendo demostrar la implicación con el equipo que le embarga desde el primer día.

"Regreso muy contento a este equipo, sabiendo que no era nada fácil que McLaren volviera a abrirme la puerta", explicó el piloto que había sido probador del equipo británico entre 2003 y 2009 y que fue piloto oficial en una carrera en 2005 y otras ocho en 2006, para sustituir a Juan Pablo Montoya. En esta última etapa consiguió concluir segundo en el GP de Hungría, el único podio que figura en su palmarés en F-1. "Regreso con toda la ilusión y dispuesto para trabajar a fondo para ayudar a mejorar el MP4-26. No llego para desvelar secretos sobre los neumáticos Pirelli, pero es evidente que soy uno de los pilotos que más kilómetros he hecho con ellos y que mejor los conoce. No desvelo nada nuevo al decir que los coches con más carga aerodinámica serán los que mejor traten los neumáticos Pirelli".

De la Rosa será el tercer piloto de McLaren y trabajará muchas horas en el simulador. "No sé si el McLaren está tan atrás como se comenta, no tengo información sobre el coche", señaló. "Parece que hay dos equipos más fuertes que nosotros. Pero me consta que las cosas pueden cambiar mucho hasta Australia: los ingenieros me han hablado ya de un buen paquete de evoluciones antes de iniciar el Mundial". Su contrato establece también que acudirá a todas las carreras y deberá estar a punto para poder coger el volante oficial de McLaren en caso de enfermedad o lesión de alguno de sus dos pilotos: Jenson Button y Lewis Hamilton. "Es terrible saber que las posibilidades de poder volver a competir en la F-1 son remotas", indicó al ser preguntado sobre lo que supone regresar al anonimato de un piloto probador. "Sin embargo, estoy en la situación más próxima posible a poder correr. Mi mentalidad es ésa, porque desde que he firmado he empezado ya a entrenarme con mucha más intensidad. Si voy a todas las carreras es precisamente para prevenir cualquier incidencia; por tanto, lo lógico es pensar que si surge algún problema con los dos primeros pilotos sea yo quien tome el volante".

Sin embargo, De la Rosa no descarta poder competir en otras categorías. "La ideal para mí sería la GP2, pero lo veo imposible", señaló. "¿Las 24 Horas de Le Mans? Es una carrera que un día u otro correré. No sé cuándo". En cualquier caso, el piloto de Cardedeu asegura que tenía muy claro que solo quería volver a McLaren. "No hubiera tenido sentido ir a ninguna otra escudería. Y es evidente que no regreso para estar aquí solo unos meses", concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.