Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un partido para la historia

La selección palestina de fútbol juega por primera vez un partido oficial en su territorio

Daba igual el frío, daba igual el viento y daba igual la humedad. Ninguna adversidad meteorológica habría podido echar atrás a los más de 16.000 aficionados que han abarrotado el Faisal Husseini de la localidad de Al-Ram, donde una selección palestina ha jugado por primera vez un partido oficial de fútbol en su propio territorio. Tampoco importaba que fuera el equipo sub 21 y no el absoluto el que saltara al impracticable césped artificial del estadio cisjordano. Ni siquiera ha importado que la victoria sobre Tailandia (1-0) no sirviera a Palestina para seguir adelante en la fase de clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La trascendencia de los 120 minutos de fútbol que los palestinos han disfrutado por primera vez en su casa va más allá.

Jibril Rajoub, presidente de la Federación Palestina de Fútbol, ha asegurado que el de hoy era un día histórico: "Por primera vez los palestinos han jugado bajo los colores de su bandera en su propio terreno, lo que contribuirá a los esfuerzos por la independencia y el fin de la ocupación israelí". "Desde ahora jugaremos siempre en casa, no más partidos en el extranjero", ha rematado. Tampoco ha desaprovechado la oportunidad de mostrar su júbilo el primer ministro palestino, Salam Fayyad. "Es otra ocasión para demostrar que somos un Estado, cada vez que vengo aquí me siento orgulloso", ha dicho.

Aunque Palestina ya había jugado partidos amistosos en su casa, los choques oficiales como local los disputaba hasta hoy en países de su entorno, como Jordania o Kuwait. Lo hacía así porque la FIFA, organismo del que es miembro desde 1998, consideraba que los territorios ocupados no eran seguros para las selecciones visitantes. El presidente de la Confederación de Fútbol de Asia, Mohammed Bin Hammam - posible rival de Joseph Blatter en las próximas elecciones a la presidencia de la FIFA- , ha dicho que el encuentro puede preceder la acogida de más eventos deportivos: "Estoy muy orgulloso de ver por primera vez un partido oficial aquí. Debemos hacer hincapié en el hecho de que con el deporte podemos construir puentes entre los pueblos de la región. Espero que todos los equipos musulmanes y árabes vengan a jugar aquí".

En lo estrictamente deportivo, los locales han dominado el partido y se han impuesto con un golazo de volea de Abdulhamid Abuhabib, conseguido en el minuto 43. La victoria ha permitido al equipo palestino igualar la eliminatoria -los tailandeses ganaron 1-0 en la ida, disputada en febrero en Bangkok- y forzar la prórroga y los penaltis, en los que han caído 6-5. Una derrota dulce que su hinchada tardará mucho tiempo en olvidar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.