Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAJA LABORAL 77 - PANATHINAIKOS 70

El Caja Laboral puede con el Panathinaikos

El equipo vasco se impone en casa

El Caja Laboral ha logrado un triunfo de calidad ante el Panathinaikos (77-70) y mantiene intactas sus opciones de lograr el billete para los cuartos de final de la Euroliga. Los vitorianos superaron el exigente examen que supuso la visita del poderoso equipo griego y compitieron en ritmo e intensidad ante los de Zeljko Obradovic en un duelo decidido por pequeños detalles en un apretado final.

Panathinaikos aplicó al duelo un ritmo de anotación muy bajo desde el trabajo defensivo mientras el Baskonia intentó correr siempre que pudo para meter una velocidad más. Se impuso el patrón de juego griego con un escueto 19-18 al final del primer acto. Caja Laboral aceptó la propuesta de fajarse en defensa y gracias a esa tarea dejó sin anotar a los griegos durante cinco minutos. Así llegó a alcanzar una renta de ocho puntos, 34-26 en el minuto 27, que se quedó en un apretado 36-33 al descanso.

CAJA LABORAL 77 -PANATHINAIKOS 70

Caja Laboral (19+17+23+18): Huertas (5), Oleson, San Emeterio (21), Teletovic (17), Barac (4)-cinco inicial-, Batista (11), Ribas (9), Logan (10), Bjelica.

Panathinaikos (18+15+16+21): Diamantidis (12), Nicholas (15), Perperoglu (2), Batiste (14), Fotsis (7)-cinco inicial-, Tepic (1), Sato (6), Tsartaris (11), Vougioukas, Calathes (2).

Árbitros: Jungebrand (FIN), Boltauzer (SLO), Latisevs (LET). Señalaron técnica a Batista (m. 32). Eliminado Batiste (m. 40).

Incidencias: Tercer partido del Grupo E del Top 16 disputado ante 9.650 espectadores en el Buesa Arena de Vitoria. En el minuto 14 se retiró lesionado el colegiado Jurgenbrand y después de ocho minutos de interrupción se reanudó el partido con solo dos árbitros en cancha hasta la conclusión.

El Baskonia se encomendó a San Emeterio en el arranque del segundo periodo como referencia ofensiva, siete puntos, mientras los helenos comenzaron a aplicar más intensidad debajo el aro. Caja Laboral encontró su sitio en el partido y tres triples seguidos de Pau Ribas le colocaron con su máxima renta, 59-49, para comenzar el último cuarto.

El colchón llegó a crecer hasta los trece puntos, 62-49, pero la calidad griega apareció con Batiste, Diamantidis y Nicholas mientras el Baskonia se hundió en cuatro minutos aciagos y permitió colocarse a Panathinaikos de nuevo a rebufo, 62-58. Solo Esteban Batista fue capaz de desatascar el colapsado ataque vitoriano con siete puntos que permitieron coger aire a los de Ivanovic y una renta de siete puntos a falta de tres minutos. Caja Laboral supo jugar con el reloj y seleccionar los tiros pero no evitó la angustia en el medio minuto final aunque al final el valioso triunfo se quedó en el Buesa Arena.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.