Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último 'capricho' de Abramóvich

El fichaje de Torres por 58 millones es el más caro de la gestión del magnate ruso tras ocho temporadas como dueño del Chelsea, unos 50 futbolistas comprados y más de 700 millones gastados

Roman Abramóvich, multimillonario con negocios en el mundo petrolífero, llegó a Londres en 2003 para entrar en el mundo del fútbol, una de sus aficiones principales. Y lo hizo sin escatimar en gastos, ayudado por una fortuna estimada en más 15.500 millones de euros. Compró el Chelsea por 70, pagó las deudas del club, que superaban los 90 y, por último, sacó del bolsillo otros 100 para su primer mercado de fichajes. Desde entonces se ha gastado 650 millones de euros en futbolistas, lo que ha permitido al Chelsea ganar tres veces la Premier League, pero que aún no ha servido para conquistar la Liga de Campeones. Para ayudar a los blues a conquistar este objetivo, hoy Abramóvich ha invertido 58 millones más para hacerse con las jugadas y los goles de Fernando Torres, el último, y más caro, fichaje del magnate ruso.

Durante estos ocho años, Abramóvich había alcanzado su máximo con Shevchenko, que llegó a Stamford Bridge procedente del Milan por 46 millones de euros. Antes del ucraniano, Essien con 38 y Drogba con 34 habían sido los fichajes más caros de una lista que comprende más de 50 jugadores, entre ellos Carvalho, Mutu, Crespo, Verón , Makelele, Diarra y Kalu, entre otros.

Con la Champions siempre en su cabeza, como un sueño rozado en más ocasiones y siempre frustrado, el multimillonario amplió sus aspiraciones cuando su país se presentó ante la FIFA como sede del Mundial 2018, una propuesta que apoyó desde el primer momento y que representó, para muchos, la baza principal de la candidatura de Moscú, que al final obtuvo la organización del Mundial. El presupuesto de la candidatura rusa ha sido el más elevado de las cuatro aspirantes. Solo el dinero destinado a la remodelación y obras de los estadios alcanza los 2.900 millones de euros. Detrás de esta inversión, no es difícil vislumbrar el perfil de Abramóvich para convertirse en el zar del fútbol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.