Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado ahorcado uno de los implicados en la Operación Galgo

Alberto León, de 37 años, también figuraba en la Operación Puerto y según la Guardia Civil era "el hombre de confianza" de Eufemiano Fuentes

Los familiares de Alberto León comunicaron ayer a la Guardia Civil que el ex ciclista de mountain bike imputado en la Operación Puerto había muerto. Según avanzó la cadena SER y según confirmaron luego a este periódico fuentes policiales, León, de 37 años, había sido hallado mediada la tarde ahorcado en su domicilio en San Lorenzo del Escorial, una localidad próxima a Madrid.

Estaba casado y tenía dos hijos. Tras su detención, según fuentes cercanas a la familia, su esposa, empleada en el polideportivo municipal de El Escorial, le había pedido la separación. León había sido detenido el pasado 9 de diciembre durante la operación contra el dopaje -estaba a punto de hacerle una autotransfusión a Alemayehu Bezabeh- en la que también fueron arrestados la atleta Marta Domínguez, el entrenador Manuel Pascua, el médico Eufemiano Fuentes y 10 personas más, y que todavía está pendiente de resolución en un complicado proceso judicial.

Persona de confianza de Eufemiano Fuentes, en la Operación Puerto, en 2006, también había sido arrestado y figuraba como imputado a la espera de que el fiscal elevara las peticiones ante un juicio oral que aún no cuenta con fecha de celebración.

Como deportista, León fue uno de los pioneros del mountain bike en España. A finales de los años 90 y a comienzos de siglo formaba parte del equipo Coronas-BH, la mejor estructura profesional que se ha creado nunca en España para esta especialidad y destacaba por su valor y su gran técnica.

Como supuesto miembro de las tramas de dopaje desarticuladas por la Guardia Civil, su papel era, según los agentes de la Guardia Civil, el de chico para todo. En la Operación Puerto se encargaba, sobre todo, según los investigadores, de las tareas de limpieza y mantenimiento de las máquinas, así como de ayudante en las transfusiones de sangre. Su papel principal comportaba, según los documentos del sumario, un poco más de responsabilidad, pues era el encargado de transportar las bolsas de sangre a los deportistas a la competición que estuvieran disputando y les practicaba la reinfusión de glóbulos rojos. Se manejaba con tal soltura que Bezabeh creía que era médico y le llamaba El Doctor.

Su nombre volvió a reaparecer con la Operación Galgo , la trama de dopaje vinculada al atletismo, aunque en esta última su protagonismo era mayor, pues, según las escuchas y los seguimientos de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que llevaron a cabo el trabajo, se había convertido en el hombre de confianza de Eufemiano Fuentes en Madrid desde su base de El Escorial, desde donde coordinaba junto al entrenador de atletismo Manuel Pascua la mecánica de transfusión de sus atletas. Esta se había complicado de alguna manera, ya que Fuentes no contaba con las máquinas e instalaciones necesarias para congelar las bolsas de sangre y estas debían ser conservadas a 4º y renovadas cada 20 días. Para facilitar su tarea, y poder trabajar con más discreción, Pascua declaró a la Guardia Civil que le había dejado las llaves de su casa. También el técnico de atletismo había achacado a un descuido de León el que la Guardia Civil hallara en su domicilio de Valdemorillo (Madrid) cuatro bolsas vacías y elementos de transfusión con restos de sangre.

En una de las escuchas telefónicas los agentes escucharon cómo León le comentaba a Eufemiano Fuentes que había descubierto que estaba siendo seguido por los investigadores, a lo que el médico canario respondió que tuviera cuidado, que en la otra ocasión, en la Operación Puerto, también por un exceso de confianza suyo habían caído todos.

Otra de las evidencias de la Guardia Civil contra Alberto León en la Operación Galgo es una reunión de varios atletas con Yolanda Fuentes, médica y hermana de Eufemiano, en la que ella regatea con los deportistas el dinero que deben pagarle a León por las transfusiones. En una última conversación telefónica, a finales de octubre, Fuentes planifica la siguiente temporada con Pascua, le dice que en febrero podrán empezar a tope y que si no le gustaba León podían seguir con otro.