Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volver a los 34

Aitor Ocio podría reaparecer en Valencia ante el Levante, tras la subluxacion de hombro que sufrió en 2009 y que solo le ha permitido jugar dos partidos este año

Quizás hoy vuelva al equipo titular del Athletic Aitor Ocio en el Ciutat de Valencia, sede del Levante. Quizás vuelva si Mikel San José no se recupera de sus dolencias y deja su sitio a quien hace cuatro años, cuando llegó al equipo rojiblanco, estaba destinado a dirigir la estrategia y la actitud de la defensa de Caparrós. Una lesión en el hombro, de esas tontas que surgen en los entrenamientos (las más dañinas) lo dejó varado en octubre de 2009. Operado por el doctor Mikel Sánchez una semana después, comenzó una larguísima recuperación que ha dejado sus estadísticas demasiado escuálidas: 10 partidos en la temporada 2009/10 (en todas las competiciones) y solamente dos en la actual, ante Valencia y Barcelona, ambos saldados con derrotas.

El antiguo jefe de la defensa se lesionó el hombro en octubre de 2009

De pronto Aitor Ocio a su 34 era un extraño en una afición que empezaba a tenerlo olvidado. La irrupción de San José ayudó a olvidar la ausencia de Ocio. Sin embargo, los datos defensivos del Athletic volvían a ser los peores de la era de Caparrós: la facilidad con la que el Athletic encaja goles lastra su potencial en la Liga. Los dos defensas titulares que "nacieron" con Caparrós, Amorebieta y Ocio, dos tipos recios, bien dotados para el juego frontal, han sufrido lesiones que han obligado a recurrir a otros futbolistas (Ustaritz, San José), amén de lo aleatorio del lateral izquierdo (Aurtenetxe, Koikili, Castillo, Balenziaga) y la exclusividad de Iraola en la banda derecha.

Aitor Ocio, probablemente, vuelva hoy al tajo estelar de la Primera División. Un Ocio que asegura mantener "la misma ilusión por el fútbol que cuando empezó" y a sus 34 años espera poder acabar su carrera en el Athletic, "que es lo que más deseo, porque físicamente estoy bien y me veo con fuerzas para seguir".

Antes de seguir debería recomenzar aquella andadura que se rompió primero en Lezama en octubre de 2009 y después tras el encuentro en Mestalla contra el Valencia en octubre de 2010, la última vez que se enfundó la casaca rojiblanca. Hoy por hoy es el futbolista más veterano del vestuario rojiblanco y además, con un caché social y público derivado de su imagen publicitaria en distintas campañas. Ahora le toca volver a los 34, es decir, el doble de aquellos 17 a los que cantó Violeta Parra, y en un momento en el que la defensa rojiblanca está profundamente discutida. Tanto el presidente Macua, como el entrenador Caparrós, como los futbolistas han dado el paso de poner objetivos a su temporada. Europa es la frontera, los siete primeros de la tabla para disputar esa opción, lo que indudablemente pasa por recomponer los guarismos defensivos y recuperar la intimidación a domicilio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.