Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UEFA investigará el silbido de Pinto ante el Copenhague

El meta del Barça confundió a un delantero del equipo danés, que pensó que estaba en fuera de juego y abortó el ataque

La UEFA investigará la acción de José Manuel Pinto durante el partido del pasado miércoles ante el Copenhague, después de que el meta barcelonista silbara y confundiera al delantero de los daneses, Cesar Santín, que detuvo su acción de ataque al pensar que estaba en fuera de juego.

En el minuto 26 del partido ante los daneses, la defensa del Barça tiró mal el fuera de juego. Santín salió desde su campo en ventaja y, aunque un poco escorado por la banda izquierda, tenía la jugada a su favor para encarar al portero del Barça. Fue en ese momento, cuando ante la sorpresa de los espectadores y la desesperación del entrenador del Copenhague, Santín se paró y abortó el contragolpe.

Al día siguiente, el equipo danés presentó una queja formal contra la acción, ya que consideran que es contraria a los principios del juego limpio. La UEFA ha decidido que estudiará el caso ante la posibilidad de que el meta del Barça hubiera incurrido en "una conducta inapropiada".

Durante la rueda de prensa previa ante el encuentro ante el Zaragoza, entrenador del Barça Pep Guardiola, ha explicado que Pinto suele utilizar los silbidos durante los entrenamientos y los partidos, e irónicamente comentó: "Tranquilos, si es un jugador del Barça quien lo hace habrá que sancionarle".

No es la primera vez que Pinto saca provecho de su picardía desde que está en el Barcelona. En marzo de 2009 una acción suya en un penalti sirvió a los azulgrana para superar una situación complicada ante el Mallorca.

Con 1-0 en contra, un jugador menos y un penalti en contra, José Manuel Pinto hizo gala de su sangre fría. José Luis Martí, jugador del Mallorca, plantó el balón en el suelo, bajó la cabeza y fue entonces cuando Pinto le llamó la atención con un silbido.

El meta del Barça le indicó al lanzador por dónde iba a tirarse. "Me tiraré por aquí", le dijo marcándole el lado izquierdo. Martí sonrió, y el meta del Barça se tiró por donde dijo, pero mantuvo los pies en el centro, que es por donde el mallorquinista lanzó finalmente. Pinto le engañó. Aquel penalti detenido, junto a un gol posterior de Messi, le sirvió al Barça para situarse en una final copera once años después de la última vez. Sería el primer título de los seis que el equipo de Guardiola consiguió aquel año.