Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | BARCELONA

Laporta declara la guerra a Rosell

El ex presidente del Barcelona se defiende de la demanda que el club activará contra él y su Junta por la gestión que hizo durante su mandato.- Laporta impugnará la Asamblea

Joan Laporta, ex presidente del Barcelona, ha declarado la guerra abierta a Sandro Rosell, el actual mandatario del club azulgrana. Dos días después de que los comisarios reunidos en la Asamblea anual decidieran interponer una demanda en contra de su gestión, Laporta se ha defendido en una multitudinaria rueda de prensa en el Col.legi de Periodistes de Barcelona. Además de confirmar que impugnará la Asamblea, también ha anunciado que aparecerá periódicamente para analizar las acciones de la junta actual.

"Ha habido una doble moral indecente", ha dicho el ex presidente del Barcelona, sobre la demanda civil que decidió presentar en club contra la gestión de su junta directiva durante los últimos siete años, tras la Asamablea del pasado día 16. "Tenemos la conciencia tranquila, tenemos la verdad. Insistiremos en que nos den un informe y nos expliquen el porqué de la demanda. Esto ha perjudicado la imagen del Barça, y eso es lamentable", ha continuado el ex directivo. "Me ratifico plenamente del contenido de las cuentas que mi Junta y yo firmamos", ha asegurado, convencido de que los resultados eran "positivos".

"Nuestra gestión fue impecable, estoy convencido de que se verá el resultado. Por tanto, la actual Junta es la responsable de las pérdidas que hay ahora. No se puede culpar a la Junta anterior. Han hecho una reformulación indecente, sectaria y demagógica. Por tanto, mi Junta y yo impugnaremos el resultado de la Asamblea general de compromisarios porque se ha vulnerado nuestro derecho a estar presentes en el momento y exponer nuestros argumentos", ha anunciado Laporta. "Tengo todo el derecho a impugnar el resultado de esa Asamblea para defender mis cuentas antes de la votación de los socios. Lo pedí por carta pero no se me permitió. Por eso no fui a la Asamblea, ya que no iba a poder exponer mis cuentas, porque ya era una Asamblea desvirtuada", ha contado.

"El actual presidente me escribió después, ya veréis el escrito, y me dijo que no podía exponer nada porque iba en perjuicio de otras personas que tampoco podían asistir", ha dicho. "Pronto expondremos nuestra impugnación y la presentaremos a los tribunales", ha insistido el ex directivo. "Hemos acumulado muchos beneficios porque tuvimos una gestión impecable. Ya se verá", ha asegurado, confiado.

En una reñida votación, los socios decidieron el pasado sábado que el club plantee una acción social de responsabilidad , una figura legal recogida en la Ley del Deporte, al considerar la existencia de unas pérdidas acumuladas por el Barça entre 2003 y 2007 de 48,7 millones de euros. Laporta se defiende ahora del resultado de la votación de esa Asamblea que, por tan sólo 29 votos de diferencia, aprobó emprender una acción social de responsabilidad contra su última Junta. En este sentido, argumentó que fue una votación alegal al considerar que no hubo mayoría simple en la votación, pues votaron 1.093 compromisarios y sólo 468 lo hicieron a favor.

Freixa: "Todo fue legal"

Tras la rueda de prensa de Laporta, el secretario y portavoz de la Junta Directiva del Barcelona, Toni Freixa, le ha advertido a través de los micrófonos de El Matí, de Catalunya Ràdio, que le será "difícil" que salga adelante su impugnación de la pasada Asamblea General Ordinaria. El portavoz azulgrana, que votó a favor, ha explicado que todo lo que ocurrió el pasado 16 de octubre fue legal y que, por ello, Laporta no tiene argumentos para que prospere una impugnación que seguramente presentará esta misma mañana. "La Asamblea se ajustó plenamente a la legalidad, se llevó formalmente y se adoptó de conformidad a la ley", ha inistido Freixa.

También ha contado que el ex presidente azulgrana estaba invitado a la Asamblea para defenderse allí. El hecho de que se negara le impide impugnar la Asamblea en base al Artículo 50 de los estatutos del club, según el propio Freixa, ya que con la invitación le permitían defender sus cuentas ante los socios compromisarios.

De la acción social de responsabilidad y el proceso judicial a emprender, Freixa ha asegurado que "a nadie se le puede ocurrir" que un directivo que dimitió en 2005, en referencia al presidente Rosell, pueda verse implicado, ya que la demanda civil se debe a las pérdidas de Laporta en todo su mandato y como consecuencia de "una mala gestión en los dos últimos años".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.