Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASAMBLEA DEL BARCELONA

Rosell le pasa factura a Laporta

Los compromisarios votan a favor de ejercer acciones de responsabilidad contra Laporta. En siete años de mandato su Junta acumuló 48 millones de euros en pérdidas

La asamblea de compromisarios del Barcelona, en la que el presidente, Sandro Rosell, consideró como "la decisión más importante en la historia del club" ha decidido aprobar por 468 votos a favor, 439 en contra y 113 en blanco poner en marcha la acción de responsabilidad social, recogida en la disposición adicional 7ª de la Ley del deporte de la Generalitat de Catalunya, por la cual se activarán acciones judiciales contra la directiva de Laporta porque en siete años de mandato acumularon 48 millones de euros en pérdidas.

Igualmente, aprobó la liquidación del presupuesto de la temporada 2009-10 presentado por la junta que preside a Rosell, que contempla unas pérdidas de 79'6 millones de euros así como la aprobación de un presupuesto de 420,2 millones y una previsión de pérdidas de 21 millones. De las 1078 personas presentes en el Palacio de Congresos de Catalunya en el momento de la votación, 468 votos a favor, 439 en contra y 113 en blanco.

Las votación de las cuentas presentada por la junta actual tras reauditar las que firmó el 30 de junio Joan Laporta, fue condicionada por la explicación de las conclusiones derivadas del informe de la auditoría preventiva (Due Dilligece) realizada por la empresa KPMG, que fue expuesta por Ferrán García, socio responsable de Private Equity de la firma auditora, en la que se acusó abiertamente a la junta de Laporta de haberse gastado dinero en "puros y perfumes" y desveló la existencia de facturas sin justificar referidas la contratación de vuelos privados, cenas en restaurantes y contratos de servicios de seguridad, en lo que un socio calificó como "poner el ventilador en marcha".

En respuesta una de sus respuestas a los socios, Xavier Faus, vicepresidente económico del club, aseguró en respuesta a la gestión de la directiva de Laporta: "No se si se han embolsado dinero, solo sé que hay millones de euros sin justificantes. No tengo evidencia, es posible que sea a favor del Barça, pero no tengo el justificante. En mi empresa justificó las copas que me tomo por la noche... El caso es que tenemos mas de 3.000.000 de euros en detectives privados y el club no tiene informes ni facturas".

Tras la intervención de Eduard Coll, presidente del área de disciplina de la junta, explicó en qué consiste la acción social de responsabilidad sobre la gestión de la junta anterior, los compromisarios tuvieron el turno de palabra antes de ejercer la votación al respecto. De nuevo el socio manifestó sus dudas sobre la votación y los hubo incluso que pidieron a Rosell que ejerciera como presidente y asumiera él la responsabilidad de ejercer la acción de responsabilidad social. Después de 4 horas y media, el presidente, que abrió la jornada con un discurso de 35 minutos, recuperó la palabra en la asamblea para asegurar que estaba pasando "un mal trago" presidiendo una asamblea en esos términos, aseguró que la Due Dilligence no demuestra que los directivos de la junta de Laporta hubieran robado un solo céntimo: "Es cierto, nadie ha encontrado nada que demuestre que un cheque del Barça pasara a las cuentas de un directivo, solo hay cuestiones éticas que dan que pensar", aseguró Faus

Antes de proceder a la votación, Rosell habló a los socios "como hermanos barcelonistas" según aclaró y les dijo: "Os explicaré una historia. Evarist Murtra, que fue el directivo responsable de que ahora llevemos UNICEF en la camiseta y responsable de que ficharan a Guardiola como entrenador, le dijo un día a Pep: "Cualquier decisión que tomes, piensa siempre qué es lo mejor para el Barça". Eso es lo que tenemos que hacer ahora. Pensar en qué es lo mejor para el club". Y prosiguió su discurso: "En la vida no todo es blanco ni es negro. Yo sí que creo que las cuentas son las que son, no hay más, pero en una acción de responsabilidad las cosas son grises", añadió. "La conciencia me ha hecho trabajar mucho al respeto, tanto que la junta tiene libertad de voto", anunció antes de preguntarse púbicamente: "¿Por qué hemos de votar que sí?". Dio respuesta: "Por los 48 millones de pérdidas, que alguien debe pagar; porque esta junta se ha desprendido del patrimonio para cuadrar balances y así no se gestiona el club, porque se ha vivido la cultura del despilfarro, porque se ha invertido pésimamente en propiedades, y por algunos fichajes que dan que hablar". "¿Y por qué no?", ahondó: "Porque significa seguir en las divisiones y eso es una mala noticia, porque no conseguiré el sueño de unir al socio si procesamos a 20 hermanos de sangre azul y grana; porque no es justo meter a todos en el mismo saco, y estoy seguro que gente como Torrent, Boix, Ferrer, Castro serían afectados injustamente por la decisión y también porque no me gustaría que los responsables de éxitos deportivos de los mejores de la historia, los responsables de llevar UNIFCEF en la camiseta y de haber fichado a Guardiola, el mejor entrenador de la historia, comparecieran ante la justicia y los que aplicaron la tolerancia cero contra la violencia se vieran afectados".

A las 14.050, los 1093 compromisarios tomaron la decisión. Sobre Laporta y sus directivos caerá el peso de la historia. Así lo quiso el socio. Rosell no se mojó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.