Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Caja Laboral fulmina al Alicante

El Lagun Aro cae ante el Fuenlabrada y el Bizkaia Bilbao Basket supera fácilmente al Manresa

Los partidos de pretemporada del Caja Laboral dejaron claro que necesitaba, como les ocurre a otros tantos equipos al comienzo de la Liga, ensamblar sus piezas. Ayer Ivanovic tuvo tiempo de rotar a los jugadores, probar estrategias y lanzar a los nuevos fichajes porque sólo hubo partido durante los primeros diez minutos. El arranque de la temporada se convirtió en un entrenamiento con público ante un invisible Meridiano Alicante que cosechó la segunda derrota más abultada de su historia con 45 puntos de diferencia. Su peor trago también se lo hicieron pasar los vitorianos hace nueve años al vencer por 51 puntos de diferencia.

Que el Caja Laboral es la bestia negra de los alicantinos estaba fuera de toda duda, pero también está demostrado que los de Óscar Quintana se caracterizan por un juego ágil y poco conservador orquestado por jugadores experimentados como Stojic y Sow. Ayer el equipo visitante sólo sacó la cabeza durante el primer cuarto, en el que llegaron a estar por delante en el marcador. Mientras Barac, más seguro de sí mismo, se reveló como una solvente alternativa al vacío de Splitter. El pívot croata terminó el encuentro como el mejor anotador con 17 puntos.

CAJA LABORAL 92 - M. ALICANTE 47

Parciales: 20-17, 28-9, 25-10, 19-11

Caja Laboral: Huertas (7), Oleson (9), San Emeterio (9), Teletovic (15), Barac (17)-cinco inicial-, Ribas (5), Bjelica (8), Pietrus (7), Haislip (7), Logan (8).

Meridiano Alicante: Llompart (4), Erdogan (9), Cazorla, Doellman (5), Andriuskevicius (9) -cinco inicial-, Sow (10), Ibarra, Stojic (7), Urtasun (3), Weigand, Rejón.

Arbitros: García Ortiz, Araña, Munar. Sin eliminados.

8.400 espectadores en el Buesa Arena.

Barac, más seguro de sí mismo, se reveló como una alternativa solvente a Splitter

Los nuevos fichajes de Ivanovic (Logan, Bjelica y Haislip) supieron agilizar el partido y mostraron una imagen más sólida que en ocasiones anteriores.

Los vitorianos, rápidos en el contraataque, cada vez más crecidos ante los irreconocibles alicantinos y armados de una buena defensa, martillearon a los pívots rivales hasta lograr una ventaja abismal. La nueva distancia de los triples tampoco fue un problema, anotaron una decena.

El Alicante, completamente desbordado, no veía opciones de jugar con una mínima coherencia y acortar distancias en el marcador se volvió utópico. Con la vista puesta en impedir que la invariable tensión del equipo baskonista se tradujera en una diferencia aún más sonrojante, los alicantinos tejieron ataques de 24 segundos.

Público y jugadores se limitaron a disfrutar y a descubrir el potencial de la plantilla de un choque tan desnivelado impropio de equipos que compiten en la misma liga.

Por otro lado, el Fuenlabrada venció ayer al Lagun Aro en casa (71-64) gracias a una mejor actitud defensiva. El cuadro donostiarra cojeó gravemente en su arranque ofensivo y no supo leer el partido adecuadamente. Los de Salva Maldonado disfrutaron de la buena actuación del pívot mexicano Gustavo Ayón, de intensidad arrolladora.

Por su parte, el otro equipo vasco en la ACB, el Bizkaia Bilbao Basket superó ayer fácilmente al Manresa (59-86) en el primer partido de la temporada. El equipo de Fotis Katsikaris desplegó un juego muy desestabilizante para los catalanes, a pesar de llegar lastrado por las bajas de Javi Rodríguez, Kostas Vasileiadis y Axel Hervelle.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.