La eterna rivalidad

Brasileños celebran la eliminación de Argentina del Mundial

Los fuegos de artificio que no se utilizaron ayer para celebrar a Brasil, eliminado por Holanda, ayudaron a celebrar la derrota de Argentina, desclasificada por la alemana en grande estilo. En las calles, en las playas, en las redes sociales y hasta en los más importantes periódicos, los brasileños vibraron con la paliza que los jugadores alemanes dieron en los argentinos.

En el espacio de la FIFA montado especialmente para el Mundial en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, la mayoría eran argentinos. Los alemanes presentes, sin embargo, fueron secundados por los 3.000 brasileños que aplaudieron los goles y las jugadas de Alemania. "No iba con ningún equipo. Quería ver el partido en pantalla gigante. Pero los brasileños cantaban y celebraban los goles de Alemania como si fueran de Brasil", cuenta el abogado brasileño Roberto Benayon, que vivió un tiempo en Argentina.

Más información
Alemania tritura la fe de Maradona
"Hemos estado casi perfectos"
Argentina, "humillada" y "sin respuestas"
"Ver llorar a Messi es muy duro"
Alemania se ceba con Maradona

Hasta los periódicos brasileños no resistieron a hacer bromas. La página web de Globo Esporte, uno de los de mayor tirada de Brasil,titulaba simplemente con una sonora carcajada: HAHAHAHAHAHAHA. O Globo bromeaba con la promesa que hizo el entrenador argentino y se decía agradecido por no tener que ver a Maradona desnudo (el técnico había prometido quedarse desnudo en el Obelisco si la selección ganaba el Mundial): "¡Uf! Argentina vuelve a casa y Maradona no se desnudará en el Obelisco".

Maradona abraza a Messi tras la eliminación ante Alemania.
Maradona abraza a Messi tras la eliminación ante Alemania.AFP
Alemania da un recital ante Argentina y logra el pase a las semifinales del mundial. Klose suma dos goles más. <strong>Resúmenes y goles: <a href="http://www.elpais.com/deportes/futbol/mundial/videos/">Vídeos Mundial 2010</a></strong>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS